TESTIGO UBICA A GERARDO C. EN EL SITIO EN EL QUE ENTERRARON EL CADÁVER DEL EMPRESARIO SECUESTRADO EN MORELIA

67519968

6751996867519968

POR ANDRÉS RESILLAS//

Se están acumulando pruebas contra Gerardo, acusado de participar en el secuestro y asesinato de un empresario de Morelia y cuyo cadáver fue encontrado enterrado en el municipio de Acuitzio del Canje.

El juicio oral que se lleva por este caso, ha tenido intensas discusiones, sin embargo, las evidencias son abrumadoras.

En la última audiencia el testigo de nombre Luciano A. involucró de manera directa a Gerardo. Ya que lo ubicó en el lugar donde se encontró el cadáver de Pedro M, secuestrado en Morelia el pasado 11 de diciembre del 2016.

Luciano A., trabajador del Rancho Las Trojes, relató ante el Tribunal de Enjuiciamiento que en julio de 2016 llegó un sujeto de nombre Erick para avisarles que era el nuevo dueño del rancho.

Dijo que junto con su hermano y otro trabajador dejaron de asistir a laborar en Las Trojes, para regresar posteriormente en el mes de septiembre.

“Cuando regresamos a Las Trojes, ya estaba una cabaña construida con madera de la zona. Ahí habitaba Gerardo. Yo lo vi varias veces.

“Incluso en ocasiones nos cruzamos en el camino que conduce a Acuitzio; yo utilizo una moto y él iba caminando, por eso lo reconozco plenamente, no tengo duda de que es la persona que está sentada ahí”, lo afirmó señalando al imputado.

Dijo que el 23 de diciembre cuando llegó a trabajar en el rancho, observó que por fuera de la cabaña habían quemado basura, utensilios de cocina y restos de comida.

“Ya al medio día vario perros se estaba peleando por algo y al acercarnos nos dimos cuenta que la pierna de una persona enterrada sobresalía, por lo que alejamos a los animales”.

Se trataba del cuerpo de Pedro M., secuestrado en Morelia.

Indicó que desde ese día ya no vieron a Gerardo en el rancho y que la cabaña había sido abandonada.

El cuerpo de Pedro fue enterrado a unos ocho metros de la cabaña. Los asesinos no cavaron mucho pues los perros descubrieron el cadáver a flor de tierra.

Ante el testimonio de Luciano, Gerardo, el imputado, bajó la cabeza y nunca lo miró de frente.

UBICAN EL TELÉFONO DEL SECUESTRADO

El perito en Informática de la Procuraduría de Justicia, narró  al Tribunal que cuando solicitaron a la compañía telefónica la actividad del aparato celular de Pedro en las horas en que inició su secuestro, se registraron movimientos en un recorrido de Morelia-Pátzcuaro-Uruapan y finalmente Tiripetío, donde se encuentra una antena.

Explicó que se puede decir que el aparato era de Pedro, pues los teléfonos celulares tienen un número de serie y un conjunto de metadatos únicos, además de que se registra con exactitud su actividad. También se indica el dato de la antena que le está dando cobertura de servicio telefónico, todo ello de manera automática.

En su imputación, la Fiscalía acusó a Gerardo de haberse quedado con el aparato de Pedro y de utilizarlo con el ship del teléfono de su propiedad.

También para deshacerse del aparato, lo empeñó en una sucursal de la empresa Dondé con sede en Uruapan. Ello se reveló al momento en que los policías detuvieron a Gerardo y le encontraron la boleta de empeño.

Esas son las evidencias presentadas por la Fiscalía. En el caso del testimonio de Jorge, la Defensa jurídica de Gerardo se abstuvo de interrogarlo.

Se esperan más pruebas por parte de la Fiscalía, veremos de cuáles se trata…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest