“QUIERO JUSTICIA PARA MI HIJO ASESINADO”, DEMANDA PADRE EN JUICIO ORAL

41608117

POR ANDRÉS RESILLAS//

Héctor M. se tuvo que contener hasta que finalizó la audiencia del juicio oral para decirle a los tres jueces que integran el Tribunal de Enjuiciamiento que lo único que quería era justicia.

“Sólo pido que se haga justicia para mi hijo asesinado”, les dijo mirándolos fijamente.

En esa misma audiencia, al comparecer en calidad de testigo, el mismo Héctor recordó aquel tres de mayo del 2015, cuando por la tarde regresó de trabajar y en la entrada del rancho El Salitre encontró a su hijo Crhistian en compañía de varios amigos, entre ellos Carlos Alberto, imputado por el asesinato del joven.

“Mi hijo estaba arriba de una camioneta marca Nissan blanca. Yo detuve mi camioneta y le pregunté sobre lo que estaba haciendo, él me contestó que andaba con quien le iba a tramitar la visa para los Estados Unidos. Ahí lo dejé y me fui para la casa. Eran como la cinco de la tarde.

“Yo no conocía a Carlos Alberto, pues es de Huandacareo, pero mi hijo lo señaló como quien le estaba tramitando la visa”.

Héctor narró que se fue para su casa, pues no había comido y tenía hambre. Después, se sentó en la sala de su hogar para platicar con sus otros dos hijos que estaban viendo la televisión.

Explicó que fue como a las diez y media de la noche cuando una tía tocó a su puerta y le dijo que algo le había sucedido a su hijo Crhistian en la tienda de abarrotes “Ceja”.

“Mis otros dos hijos salieron corriendo hacia la tienda y yo saqué mi camioneta. Pero cuando salí a la calle vi pasar a Carlos Alberto a toda velocidad en su camioneta hacia la salida a Chucándiro.

“Después llegaron las patrullas y la ambulancia, pero mi Crhistian ya estaba muerto. Mis otros hijos lo levantaron del suelo y lo sentaron en la banca pensando que estaba vivo, pero ya había fallecido”, apuntó.

Héctor M. explicó que cuando llegó al lugar de los hecho sólo encontró a dos personas: la dueña de la tienda, Margarita y a Miguel C., quien había estado tomando cervezas con su hijo y otros amigos.

“¿Qué pasó pues Miguel?”, le preguntó Héctor, totalmente consternado por la muerte de su hijo.

“Miguel estaba aturdido y nervioso por lo que ocurrió y sólo me alcanzó a decir que Carlos Alberto había matado de una balazo a mi hijo”.

FUE UNA TARDE ALEGRE, PUES ERA DÍA DE LA SANTA CRUZ

Varios vecinos del rancho El Salitre fueron citados por la Fiscalía para que testificaran y ubicaran en el lugar de los hechos tanto al difundo Crhistian, como al ahora imputado Carlos Alberto.

La tienda de abarrotes “Ceja” fue el punto de encuentro de por lo menos 10 vecinos del rancho esa tarde del tres de mayo del 2015. Incluso un grupo estuvo cantando acompañado de una guitarra.

Sin embargo, para las diez 30 de la noche, hora en que sucedió el asesinato de Crhistian ya varios hombres se habían retirado del lugar, pero por lo menos dos fueron testigos del asesinato: Miguel C. y Jacinto J.

A estas alturas del juicio oral, sólo Héctor, padre de Crhistian, ha señalado a Carlos Alberto como el autor material del asesinato de su hijo.

La Fiscalía sostiene la misma hipótesis y está citando a los agentes ministeriales como a los peritos que hicieron las investigaciones. Veremos si son capaces de comprobarlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest