OPINIÓN << AGUINALDOS DE LUJO >>. Por Carlos Alberto Monge Montaño. (LIBRE EXPRESIÓN)

“Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas”… Woody Allen. (1935 – ¿?). Actor, director y escritor estadounidense.

Gobiernos van y vienen de los diferentes colores partidistas pero lo que no cambia es la constante de mexicanos de primera y de segunda. Un ejemplo muy simple pero que pone en evidencia lo señalado, es el aguinaldo.
El artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo estipula que todo trabajador debe recibir como aguinaldo, el equivalente a mínimo 15 días de salario y que debe recibirlo antes del 20 de diciembre. De tal manera que quien gana el salario mínimo recibirá unos 1,540 pesos por dicho concepto.
Mientras tanto, burócratas y empleados de confianza de la administración que encabeza Andrés Manuel López Obrador, diputados federales, así como la mayoría de empleados de administraciones estatales y legisladores locales, cobrarán cuando menos aguinaldos de 40 días de salario; es decir, como si fueran sindicalizados.
La inequidad salta a la vista. Los empleados de confianza de los gobiernos federal y estatales, así como los legisladores, por una elemental congruencia a todo lo que cotidianamente dicen y presumen, tendrían que cobrar un aguinaldo de 15 días de salario como lo hace la mayoría de mexicanos que no trabaja en los gobiernos, que tampoco está sindicalizado y que tiene la fortuna de cobrar un salario, 2 ó 3 mínimos en una nómina.
Si los integrantes de Morena fueran realmente congruentes ya tendrían que haberlo hecho sentir en decisiones nimias como lo es el tema del aguinaldo, porque está claro que hay temas mucho más complejos que atender. El enorme problema es que si prevalece la incongruencia en algo tan elemental como dicha prestación, imagínese usted cómo estará el resto.
La disparidad es tal, que un trabajador con el salario mínimo debe reunir sus aguinaldos durante 91 años para equipararse con los más de 140 mil que recibirá un diputado federal, o bien, deberá ahorrarlo en más de 200 años para alcanzar el aguinaldo del Ejecutivo o un funcionario federal.
Bajo semejante escenario, una elemental congruencia de los integrantes de Morena que hoy integran el gabinete federal o componen la aplanadora de la Cámara Baja, ante el cúmulo de promesas de austeridad, cerro corrupción y hacer lo correcto, tendrían que cobrar sólo 15 días de aguinaldo, considerando además que tienen sueldos y/o dietas bastante saludables.
En lugar de ello, han intentado con cualquier cantidad de maromas justificar que cobran eso porque así lo señala, por ejemplo, la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado en México; o porque así lo estipuló como recomendación el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en el decreto que establece las disposiciones para el otorgamiento de aguinaldo o gratificación de fin de año, correspondiente al ejercicio fiscal de 2019, publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 6 de noviembre.
En el ámbito de la austeridad, López Obrador realizó un importante ajuste a la baja a su salario en comparación del que cobró su antecesor Enrique Peña Nieto, pero aún hay mucho por hacer y un buen ejemplo es el del aguinaldo. Y es que además, aún se conserva la Gratificación de Fin de Año, que en el caso del Ejecutivo Federal será superior a 227 mil pesos en este año, adicionales a su aguinaldo de poco más de 86 mil pesos; por cierto, son cantidades similares a las que recibirán todos los funcionarios federales de primer nivel.
Ojalá se animen los que ahora tienen el sartén por el mango, para poner el ejemplo en temas tan elementales como el aguinaldo, para que realmente se les crea que van a atacar la corrupción y que serán honestos, transparentes y congruentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest