COLUMNA PERISCOPIO. SOBRE LA MUERTE DE LA REPORTERA ÍNDIRA RASCÓN. Por Alejandro Rodríguez Espinoza

 

Hoy quiero elevar una enérgica protesta por la muerte de una joven mujer que murió a manos de una trilogía de actores irresponsables con los que irremediablemente tenemos que convivir todos los días y a los que yo acuso del deceso de la reportera de TV Azteca. ¿A quienes me refiero?….. En primer lugar al asesino material… Si, la persona que reaccionó violentamente ante uno de los interminables bloqueos que nos recetan, un día si y otro también, los mal llamados normalistas [para la gran mayoría de la población moreliana estos tipos son delincuentes] este individuo, ante la impotencia de seguir avanzando para llegar al lugar a donde se dirigía, que aceleró su vehículo atropellando a la hoy accisa. En seguida los mozalbetes que se cubren el rostro para cometer fechorías escudándose en una institución que se supone los esta capacitando para enseñar a nuestros hijos y que a lo único que se dedican es a delinquir, secuestrando camiones de pasajeros, camiones repartidores de cualquier tipo de productos, a los saquean a la vista de propios y extraños, bloquean vialidades, tanto federales como urbanas, toman casetas de peaje para cobrarles a los automovilistas, con lo cual obtienen ilícitamente grandes cantidades de dinero. Y en tercer lugar a las BLANDENGUES autoridades [locales, estatales y federales] por permitirles a estos malnacidos cometer estas lindezas sin hacer absolutamente nada y cuando llegan a detener a alguno de estos delincuentes con credencial de estudiantes, a las pocas horas, gracias a las leyes a modo que se aplican en Michoacán, los dejan en libertad, aplicando el criterio de una vacilada llamada ROBO DE USO.

Estos y nadie más son quienes provocaron la muerte de la joven reportera de la televisora antes mencionada.

Me pregunto si a esta trilogía le remorderá la conciencia por haber provocado la muerte de la multicitada profesional de las comunicaciones. Pero como sabemos que de eso no tienen ni un ápice, seguiremos viendo como hunden, día a día, a Morelia y sus morelianos en particular y al estado de Michoacán en general, en donde impera la impunidad y el completo desaseo de las autoridades en su obscuro proceder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest