COLUMNA LIBRE EXPRESIÓN…ACIERTO LEGISLATIVO. Por Carlos Monge

 

Aprovecha la oportunidad en todas las cosas, no hay mérito mayor”… Píndaro. (521 AC – 441 AC). Poeta griego.

En medio de la crisis de credibilidad que padece la clase política nacional, resulta un acierto que la Septuagésima Tercera Legislatura Local haya dado una señal favorable, para que sean ciudadanos sin filiación partidista, los que conformen el Comité Ciudadano Anticorrupción.

Situación que irrumpe el clásico reparto de cuotas al interior de la Cámara de diputados, que estableció tan aberrante práctica, con los consabidos malos resultados. Los ejemplos sobran en la conformación de los órganos electorales, la Comisión de Derechos Humanos, el Tribunal Administrativo, el Instituto Michoacano de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales, así como la Auditoría Superior de Michoacán.

Entre los repartos del pastel más grotescos de los últimos años, indudablemente destaca la designación del Daniel Chávez García, como integrante del Instituto de Acceso a la Información Pública, donde tocaba al Partido Acción Nacional designar a un ciudadano y optaron por un conocido militante albiazul, cercano a Luisa María Calderón Hinojosa.

Otro error descomunal, éste sí de la 73 Legislatura, motivada por el mismo reparto del pastel, se presentó el año pasado al tocarle turno a la fracción priista para elegir al ganador de la Presea Melchor Ocampo, decisión que al interior del tricolor, le tocaba a su vez, al diputado Raymundo Arreola. Y como usted recordará, se la entregaron al grupo musical “Los Hermanos Jiménez”, que gustan de componer e interpretar narcocorridos.

Con dichos ejemplos y la enorme lista de aberraciones en el reparto de cuotas al interior del Poder Legislativo, sin lugar a dudas es un acierto que los diputados hayan decidido conformar un Consejo Ciudadano que seleccionará a los cinco integrantes del Comité Ciudadano Anticorrupción.

Los seleccionadores y que seguramente quedarán aprobados en la sesión de este miércoles 11 de octubre son: Lydia Nava Vázquez, Andrea Araceli Farías Olvera, Jaime López Martínez y Agustín Arriaga Diez, por parte de la sociedad civil. Así como los representantes de instituciones educativas: Martha Beatriz Flores Romero, Marco Antonio Tinoco Álvarez, Francisco Ramos Quiroz, José Antonio Herrera Jiménez y Andrés Medina Guzmán.

Otro acierto, es que esta vez no lo conforman sólo o mayoritariamente empresarios, que suelen ser ajonjolí de todos los moles, pero han quedado mucho a deber al participar por ejemplo de Consejos para vigilar el Plan Michoacán o las auditorías a administraciones pasadas, como sucedió con Fausto Vallejo Figueroa, cuando juraba que le aplicaría la ley a su antecesor, Leonel Godoy Rangel.

En fin, los ciudadanos seleccionadores tienen una alta responsabilidad, porque con las decisiones que tomen, podrían generar esperanza de que el Sistema Estatal Anticorrupción funcione y se siente un precedente para que en el futuro, la conformación o relevo de integrantes de órganos gubernamentales-ciudadanizados, eviten el dañino reparto de cuotas.

Aunque la ley en la materia es perfectible y el Comité Ciudadano Anticorrupción será un vigilante de la actuación de otras instituciones gubernamentales, puede ser un primer gran paso. Así que ojalá los integrantes del Consejo Seleccionador, elijan a personas en función de su conocimiento, la honorabilidad, una trayectoria intachable, congruente y con plena libertad para tomar decisiones. Ya no más “ciudadanos” vinculados a partidos políticos o que consideren que le deben favores a algún partido o político, porque los han colocado en una posición que les permitirá vivir del erario, con buen sueldo y excelentes prestaciones.

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest