ARTÍCULO DE OPINIÓN: EL FRACASO DEL GOBIERNO EN LA EVALUACIÓN DEL DOMINGO NEGRO Por el profr. Juan Pérez Medina (Red MOVPAP)

th_352fe25daf686bdb4edca223c921acea_d358982e5cf86446fb2d6d3bf80c0d76,perez

 

No se sabe a ciencia cierta cuántos maestros debieron ser evaluados el domingo 22 de noviembre en el Bunker del Centro de Convenciones de Morelia. De acuerdo con declaraciones del gobernador de Peña Nieto, Silvano Aureoles, hasta el 17 de noviembre habían presentado sus evidencias tres mil maestros de los cinco mil 680 que debían presentarse a hacer el examen. Ya para el viernes 20 de noviembre, la titular del ramo en la entidad, Silvia Figueroa Zamudio, declaró a los medios que “los siete mil 85 docentes registrados (es decir, sólo notificados) para participar en la evaluación del desempeño para funciones docentes y de dirección en educación básica y media superior fueron notificados por la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente (CNSPD) del lugar y hora en el que este domingo 22 de noviembre del año en curso, les corresponde presentarse”.

Por fin, ¿Cuántos docentes de Educación básica y media superior fueron notificados? ¿5680 o 7085? “haiga sido como haiga sido”, la cifra está muy lejos de los que finalmente y, de acuerdo con las cifras dadas oficialmente, asistieron ese domingo negro a realizar la evaluación antilaboral de Peña y “Mexicanos Primero”. Los medios y sus comparsas. Los mercenarios de la comunicación como el anticomunista Jorge Hidalgo, por mencionar a uno de ellos, se dedicaron durante toda esta semana a festejar la “histórica victoria” de la “legalidad” asestada a los maestros de la CNTE. Festinaban el supuesto triunfo de la imposición de la reforma educativa a los docentes por medio de la fuerza legal y policial, tal y como lo habían venido exigiendo las cúpulas empresariales en declaraciones públicas y condensadas en una inserción pagada por Claudio X González. Triunfo que como se ha visto no es más que una nueva derrota gubernamental ante los docentes.

¿Victoria? Vamos a ver: si fueron 5680 los notificados, tal y como lo declaró el “peñista” Silvano Aureoles, y sólo asistieron 1740, entonces no llegaron al recinto 3940 maestros (55.89%). ¿Qué pasó con ellos? ¿En verdad no llegaron al recinto por miedo a la CNTE? Ahora, sí la cifra real fue la dada por la Secretaria de Educación, el asunto se agrava para los propulsores del gobierno y sus comparsas. Siendo 7085 los que debían presentarse, ¿por qué no asistieron los restantes 5345 (75.49%)?

Mi tesis es que los maestros que no llegaron ese día a la evaluación lo hicieron conscientes de los riesgos que ello implicaba; sabedores de las amenazas de Aurelio Nuño y Silvano Aureoles, quienes no se han cansado de declarar que serán despedidos, pero claros de que no iban a avalar la reforma con su presencia en un examen que va contra sus derechos conquistados y que además, resultó denigrante; pues para lograr el propósito de que llegaran los 1740 se valieron de varias artimañas que convirtieron el examen de ese domingo negro en una vergüenza.

El gobierno silvanista – peñista inició la organización del examen desde que el primero llegó al gobierno. Para ello convocaron a más de 10 mil efectivos policiales que estuvieron patrullando Morelia de manera permanente durante los últimos quince días previos al examen, en franca demostración de que no dudarían en utilizarlos si ello fuera necesario, a fin de evitar que la CNTE allanara el recinto. El domingo negro, día de la evaluación antilaboral, más de tres mil de ellos estuvieron en el recinto copando todas las entradas al complejo del Centro de Convenciones, elcual fue rodeado por un vallado metálico que incluso hacía imposible la mirada a su interior.

Para que los maestros llegaran, el gobierno estatal dispuso de autobuses que los trasportaran al recinto y luego los llevaran de regreso a sus lugares de origen. A la hora de registrarse, los examinados recibieron mil pesos como recompensa por haberse presentado (en este punto, la Secretaria de Educación reconoce que entregaron un apoyo que no rebasó los 500 pesos, pero docentes presentes en el recinto me aseguraron que les fueron otorgados mil pesos). En esta estrategia también participaron a favor de ella los traidores de siempre: “los charros del SNTE”. Para llevar a los maestros al examen el gobierno los convocó y les otorgó recursos económicos cuantiosos para que operaran a su favor haciendo que los docentes convocados llegaran al recinto ese día. Personajes como Roberto Campos y Eliseo Mota Orduña, fueron parte de ese hato de traidores que se dedicaron en los últimos quince días a convocar a los docentes, ponerlos en los camiones y concentrarlos en hoteles horas antes del día del examen.

En medio de esa situación, la mayoría de los maestros notificados dignamente decidieron correr el riesgo y no presentarse a hacer el examen, como ha ocurrido en diversos estados del país. En Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Tlaxcala, Veracruz, Nuevo León, Zacatecas, Sonora y Chihuahua los maestros presentaron con marchas y represión encima su oposición a la evaluación de Peña por enésima ocasión, pues no hay que olvidar que la lucha opositora a la reforma ya lleva tres años sin tregua.

Como lo declarara Juan José Ortega, dirigente estatal de la CNTE en Michoacán, la evaluación educativa ha sido derrotada en Michoacán, pues las cifras no mienten y dejan claro que la pelea por el proyecto educativo en la entidad y en el país aún no está resuelto para la clase que detenta el poder político y económico, como no está resuelto el proyecto de país neoliberal que han venido impulsando.

Sabemos que las amenazas no cesaran y eso debe hacer que los maestros nos mantengamos más juntos y alertas y busquemos en los padres de familia y los trabajadores en general el impulso de una contraofensiva mucho más amplia.

Las declaraciones que han seguido al día del domingo negro, por parte del gobernador peñista, Silvano Aureoles, han sido de mantener la amenaza de despido a quienes los desafiaron, poniendo el mes de febrero como plazo para que esto ocurra, sin considerar ni un ápice los argumentos de los maestros, que no sólo son los de la CNTE, pues la inmensa mayoría de trabajadores de la educación del país condena la reforma. En el fondo, está de por medio su más amarga derrota política y la puntilla final al desgobierno de Peña Nieto y los intereses del grupo económico local y transnacional que representa y están dispuestos a no permitirla.

La lucha sigue y sigue, como dijera el legendario Efrén Capiz, en los días por venir habrá que dar nuevas batallas, porque la Reforma Educativa de Peña y Silvano no debe pasar. Por lo pronto, la evaluación ha sido un fracaso en la Entidad y en el país y se está convirtiendo en el más grande lastre del sexenio peñista. Y no olvidamos que NOS FALTAN 43.

Un comentario sobre “ARTÍCULO DE OPINIÓN: EL FRACASO DEL GOBIERNO EN LA EVALUACIÓN DEL DOMINGO NEGRO Por el profr. Juan Pérez Medina (Red MOVPAP)

  • el 1 diciembre, 2015 a las 7:47 pm
    Permalink

    La política Fascista de la CNTE continúa en decadencia como desde hace 10 años. Los trabajadores de la educación vejados en sus derechos han dejado de tener miedo y se han empezado a retirar; ya no hay nada que ofrecerles, ni que venderles, como tampoco han podido lograr mejoras en su economía, aunque si les hacen creer que los beneficios de programas federales han sido logrados por sus dirigentes.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest