ARTÍCULO DE OPINIÓN. EL DISCRETO ENCANTO DE LA BURGUESÍA LOCAL. Por Juan Pérez Medina

th_352fe25daf686bdb4edca223c921acea_d358982e5cf86446fb2d6d3bf80c0d76,perez

La fotografía que ha circulado en todos los medios locales y por las redes sociales, en donde se observa juntos a los representantes de la iglesia, los militares y el empresariado local con el gobernador del estado, Silvano Aureoles, es verdaderamente elocuente, para dejar en claro la alianza que actualmente se manifiesta entre los sectores que históricamente han representado en todo el mundo a los enemigos del pueblo (con sus asegunes en algunos momentos memorables). Allí estuvieron los poderosos de la metrópoli, que desnuda Mario Benedetti en su cuento extraordinario de “Los astros y vos”, que retrata él mismo en su novela de “gracias por el fuego” y que representa de manera magistral Luis Buñuel en su Película de “El discreto encanto de la burguesía”. Son los pilares del estado y su clase ejerciendo su poder local en aras siempre de responder a los intereses del centro, en este caso del gobierno federal y más allá de las fronteras.

El poder político, económico, religioso y militar juntos como un mensaje subliminal de que comparten, por primera vez en mucho tiempo, objetivos y estrategia y que no permitirán que las organizaciones del pueblo expresen otras razones.

Serán garantes del derecho han dicho, invocando la acción legal del estado –que no legítima-, para actuar contra las organizaciones del pueblo. Derecho sí, pero el suyo, que para eso han reformado las leyes de limitación de los nuestros y el fortalecimiento de los suyos. Leyes para castigar la protesta e incluso inventando delitos como ha sucedido ahora con los 52 estudiantes detenidos y encarcelados injustamente, a los cuales se les acusa de preparar explosivos. Nada de esto es verdad, no hay siquiera un indicio o evidencia de que los estudiantes hayan hecho acciones como estas a lo largo de los años. ¿Por qué ahora aparecen estos artefactos que no fueron dirigidos a nadie? Son un invento para encarcelar a los estudiantes. ¡Claro que sí! Este es el nuevo comienzo que habla de amenazar, perseguir y encarcelar a los demandantes de bienestar. De eso se trata. ¡Claro que sí! En el pecado llevarán la penitencia. Quien siembra vientos recoge tempestades.

Este gobierno engañifa que siendo de derecha presume ser de izquierda, trabaja a diario para ganarse el favor de los poderosos en su sueño por gobernar este país, no importa que se haga para la clase política y económica gobernante, pues tienen claro que son ellos los que potencialmente en un futuro habrán de ser los que financien la aventura presidencial. Tan convencidos están que ya hasta los principales colaboradores de Silvano Aureoles empiezan a soñar con endilgarse el cargo de gobernador sustituto, tal y como lo mencionara, el profesional de la política para su beneficio personal: Antonio Soto Sánchez.

Nada les ha importado la situación de los trabajadores, que son el campo natural de la izquierda. Los problemas de la pobreza, la inseguridad y el deterioro de la calidad de vida de los clasemedieros, son asuntos que de acuerdo con su falta de compromiso, sólo se resuelven con orden, al estilo de Porfirio Díaz y su séquito de “científicos”.

Todos los días los trabajadores y sus familias, con empleo y sin empleo, libran una batalla contra este modelo económico de acumulación que los excluye. Ya suman 5 décadas de neoliberalismo

en donde los trabajadores han perdido grandes batallas y con ellas muchas de sus conquistas. Se ha disminuido enormemente el derecho a sindicalizarse, al trabajo, a la salud y a una jubilación digna. Apenas esta semana, los diputados del congreso de la unión, votaron una nueva reforma a la ley de seguridad social de los trabajadores al servicio del estado, para enviar el fondo de pensiones a una empresa paraestatal, la cual por decreto presidencial puede ser desaparecida y entregada a los particulares que voraces, ya esperan por este suculento bocado con las fauces abiertas y babeando. No es para menos, pues el Pensionissste –la afore estatal- y el fondo de pensiones de los trabajadores del apartado B de la ley federal del trabajo, habían dado en ganancias netas hasta el 40% de ganancias a los particulares. Son cientos de millones de pesos mensuales que recogen sin esfuerzo alguno. Ahora lo quieren todo.

Se trata de dejar en la indefensión a los millones de trabajadores del país, quitándoles a los empresarios la obligación de garantizar la seguridad en el empleo y el pago de las prestaciones de ley. El objetivo es dejar a los trabajadores en la lucha cotidiana por el empleo y en el camino laboral garantizar por sí mismo, su propia pensión para la salud y la vejez. Ya lo han declarado varios empresarios y diputados de derecha, que en el futuro, los hijos de los trabajadores en cesantía deberán ser los responsables de brindar la seguridad social, haciéndose cargo de su manutención.

La disputa por la nación está más que evidente, a flor de piel, y se está tornando cruenta. Las fuerzas policiales y el propio ejército, han sido autorizados para actuar por encima de los derechos humanos. Evidencias de lo anterior hay muchísimas y cada día se suman más y más. No es casual que Amnistía Internacional coloque a este país como uno de los principales violadores de los derechos humanos en el mundo. No es casual que los policías de Guerrero lanzaran piedras y otro tipo de artefactos rompiendo los cristales del autobús en donde iban los estudiantes de Ayotzinapa, apenas hace unos días como ha quedado evidenciado en videos.

Esta es la alianza de la nueva burguesía local. El pueblo deberá responder y lo hará, de eso no tengo dudas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest