ZAMORA: TALA URBANA: OXÍGENO Y AGUA INDISPENSABLES PARA LA VIDA. Por J. Luis Seefoó Luján

No cabe duda: Lo que tiene más valor de uso (utilidad) posee poco valor de cambio; lo que es indispensable para la vida, como oxígeno y agua, poco lo valoramos. Esto  se infiere de la conducta diaria de políticos, fraccionadores, de personas comunes, ordinarias. En cada casa, banqueta, escuela, baldío o montaña, a cada momento, un machete, hacha o sierra está talando un árbol.

Los motivos sobran: echan muchas hojas que barrer, sus raíces dañan banquetas y tuberías de drenaje, las aves que anidan defecan sin mirar sobre qué o quién, sus ramas estropean el cableado de la energía eléctrica o de telefonía y tv, bajo su sombra los novios “echan rama” y se cobijan las personas sin hogar y mucha pobreza, para edificar o porque presentan riesgos de desgajamiento y/o caída.  También se talan “nomás  porque ya nos enfadaron”.

Ahora, a propósito de la tala en curso de los laureles localizados en calle Morelos casi esquina con Michoacán con el visto bueno de la regiduría de Salud y Medio Ambiente, queremos recordar -sin que haga falta: ¿Para qué sirven los árboles?

Los árboles tienen funciones vitales; sin ellos la vida humana sería imposible. Su función capital es liberar oxígeno y retener bióxido de carbona. Veamos de modo sucinto su utilidad:

1.Liberan oxígeno y captan bióxido de carbono mediante la fotosíntesis

La fotosíntesis es el proceso metabólico por el que las plantas verdes convierten sustancias inorgánicas (dióxido de carbono y agua) en sustancias orgánicas (hidratos de carbono) desprendiendo oxigeno debido a la transformación de energía luminosa en energía química producida por la clorofila.  

2.Regulan la temperatura y propician un clima favorable para la vida humana y animal

La sombra de su copa y su “respiración” humedecen el ambiente. Compensan el exceso de cemento urbano que incrementa el calor. No podemos ahora  comparar la pequeña y fresca arboleda que acompañaba al Santuario Guadalupano (Inconclusa) con  el gigantesco “comal” que en la actualidad le rodea, pero lo imaginamos. Tampoco podemos ver ¿Cómo sería la actual calzada Zamora-Jacona si unos “loquitos” no hubiesen evitado la construcción de una gran carretera -de muchos carriles- para llegar pronto del Hotel Fénix a Rivera del Celio?

3.Favorecen la captación de agua de lluvia

Todavía tenemos la fortuna de contemplar cómo millones de gotitas de agua bajan por la fronda de los árboles y escurriendo por hojas y ramas se infiltran al suelo al cabo de unas horas (donde no hay asfalto o concreto). El área verde de Cosmos en cualquier lluvia de 20-30 minutos capta entre 50 y 60 metros cúbicos.

4. Reducen la erosión hídrica y eólica

Los “espacios pelones”, sin zacates, sin árboles son severamente afectados por el viento que convierte el fino suelo en tolvaneras o “ríos de lodo” la tierra suelta. El cuantioso arrastre de lodos desde los cerros sureños de Jacona se ha convertido en un negocio a orilla de carretera y/o llegan a depositarse en El Ensueño y la calzada convirtiéndose en riesgos para la circulación vehicular.

Algunos agricultores están corrigiendo el error de inicios de los años noventa: están plantando árboles en los límites de sus parcelas y en las orillas del río; otros -Amigos de la Beata-  hacen lo propio en el cerro insignia de Zamora. Otros más forestan el Curutarán y en el Patamban. Y en lo que fuera la vía férrea Paty promueve enverdecer el norte de El Vergel. Otro tanto se trabaja en Ario.

5. Son el habitat de aves, insectos, pequeños mamíferos, tanto en su copa como en las raíces. En el pequeño bosque del Fraccionamiento Resurrección y en los árboles de Mesón del Valle es admirable contemplar pájaros de oficio carpintero.

En Zamora-Jacona se pueden observar diversas aves:  agraristas o zacateros (Passer domesticus); zanates (Quiscalus mexicanus); ticus (Crotophaga sulcirostris); cocochitas,  tortolita (Columbina inca); colibríes, chupa rosas (Archilochus colubris); luisito, (Myiozetetes similis); primavera (Turdus migratorius); golondrina (Hirundo rustica); paloma (Columba palumbus); lechuzas, buhos;  etc.

6. Ornato y paisaje

¿Con qué palabras describir la sensación que brindan los árboles? ¿Qué sentimos al contemplar un fresno o nogal en la calzada, una ceiba con sus flores rosas en Madero norte, un tabachín por el Teco o los laureles que aún no talan completamente en Morelos y Michoacán?

Más de algún sitio es objeto de visita, convivencia y/o promoción turística por la paz que brinda un árbol, un bosque.

7. Insumos leñosos, maderables, medicinales

Sin suficiente información “a la mano”, pero muchas personas “desfilan” para cortar hojas de fresno (Fraxinus uhdei ¿?)que usan como una especie de cama para controlar altas temperaturas; otras preparan tés con las hoias de “pata de vaca” u orquídea de árbol (Bauhinia variegata) como auxiliar en tratamientos de diabetes; hojas de eucalipto o gigante (Eucalyptus melliodora) para la tos y congestión de vías respiratorias; etc.

Las bondades de los árboles son innumerables. Esperemos que el gobierno municipal de Zamora -¿una administración diferente?- actúe de un modo distinto a los anteriores y logre encauzar la inversión inmobiliaria de un modo poquito menos devastador del ambiente.

Zamora, Michoacán, septiembre 12 de 2020

jlseefoo@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *