PUNTO DE ENCUENTRO. EL DESINTERÉS DEL PRESIDENTE. Por Marisela López Díaz

“Cuando en un gobierno, al hablarse de cosa pública, cada uno dice ¿Qué me importa?, la cosa pública está perdida”.
Montesquieu (Filósofo y jurista Francés)

La semana pasada el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, mantuvo una gira de escasas horas en La Capital del estado, pues sólo acudió a evaluar el terrero político en nuestro territorio, dado que como ya es su costumbre no comprometió, ni resolvió ninguna de las demandas de los michoacanos.

En su visita prevalecieron los temas políticos por encima del interés social y de salud, especialmente en éste tema, luego del desdén del presidente por conocer el primer Centro de Inteligencia en Salud (CIS) del país y el cuál se encuentra en el estado.

Sin embargo, no podíamos esperar una respuesta mayor del primer mandatario, luego de que ha sido el primer promotor en el país para ignorar las medidas sanitarias.

Lo que habrá que destacar de la presencia del presidente, es que la postura del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, por quien sin confrontarse y más allá de alargarlo le recordó las cinco ocasiones en las que ha solicitado audiencia, a parte de las solicitudes de diálogo de los gobernadores, en cuyas participaciones el mandatario estatal le advirtió del escenario complejo por los recortes de participaciones federales y lo invitó a reflexionar sobre este proyecto.

Además, aprovechó sin confrontarse abordar y aclarar otros temas como fue el de la controversia constitucional por las nuevas atribuciones que ejercerá la Guardia Nacional para la seguridad del país.

A pesar de ello, el gobernador michoacano, se quedó como coloquialmente se dice “milando nada más”, porque ante las peticiones públicas y de manera personal, no recibió ninguna respuesta por parte de Andrés Manuel López Obrador, que sólo acudió a la entidad a tomarse la foto.

Y así como en Michoacán, ha ocurrido con el resto de los estados del país que se encuentran en la espera de una respuesta y apoyo a las demandas sociales, económicas y de seguridad por parte del gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador, que esta semana cumplió dos años de haber ganado la primera magistratura del país y sus seguidores, especialmente de Morena en Michoacán no perdieron la oportunidad para salir a las calles a manifestarle su respaldo y apoyo.

Sin embargo ello se da en medio de una crisis interna que enfrenta dicho instituto político, tras la destitución de su líder estatal, Sergio Pimentel y quién además arrastra recientes denuncias de omisión por fraudes y estafas realizadas por los denominados “Siervos de la Nación” que operan en algunas delegaciones federales y cuyos actos fueron denunciados por los propios militantes de Morena.

A pesar de eso, poco les importó y con los ojos, así como oídos cerrados un grupo de simpatizantes decidieron salir a las calles en una caravana para apoyar a su mesías, tras dos años de ganar la máxima magistratura del país, aunque ese acto debería mejor denominarse la caravana de la vergüenza, dado que en dos años sólo han existido justificaciones y nulos avances a resolver las problemáticas y demandas de los mexicanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *