OPINIÓN. EL DESTAPE DE VALENTÍN RODRÍGUEZ. Por Efraín Barrera

Me parece inexacto lo difundido por algunos medios que aseguran que el auto destape de Valentín Rodríguez Gutierrez obedece a su pretensión de ser postulado por una coalición conformada por el PRI el PAN y el PRD. ¡En esas se viera!

Por lo que se sabe, el empresario tacambarence no ha sido requerido en los cónclaves más importantes donde se está deshojando la margarita y afinando detalles entre las cúpulas de los partidos de tan pretendida alianza, porque precisamente su partido (PRI) no forma parte de la misma hasta ahora y, las señales apuntan , en lo que ve a la gubernatura, que jugará por su cuenta llevando a cuestas heridas infectadas por la batalla Fausto-Jesús Reyna, en la época del virrey Castillo que aun jalan reflectores, y, la pérdida de activos importantes como Antonio Ixtláhuac Orihuela que hace 8 meses dimitió a su militancia priista, después de haberle aportado más de trecientos mil votos a ese partido en la elección del 2018.

A Fausto Vallejo se le ha visto con el puntero de MORENA Cristóbal Arias Solís en algunas giras por la tierra caliente. Dígase lo que se diga, el penta presidente de Morelia conserva muchos amigos y liderazgos importantes aun lo respetan dentro del PRI, que fue su trinchera política durante toda su vida pública.

Veladamente, también Jesús Reyna ya anda moviendo sus piezas (con quien Valentín tiene una gran afinidad política) después de haber estado recluido por 4 años. Por declaraciones de él mismo, agradece a MORENA su intervención para lograr la tan anhelada libertad, se le vio repartiendo abrazos como invitado especial al primer informe del hijo predilecto de Churumuco. Y si en política las formas son fondo pues ahí tenemos señales interesantes.

Aunque la regla dice que en política nadie está totalmente muerto, adicionalmente a la división interna, el tricolor tendrá que enfrentar una elección desprestigiado y fuera del poder municipal, estatal y nacional en el caso de Tacámbaro y otros 90 municipios lo cual lo pone en evidente desventaja si fuera solo en la contienda.

Se da por hecho que Alfonso Martínez Alcázar ya amarró en casa de gobierno (donde por cierto muy pocos son requeridos) con el gobernador y Marko Cortez la candidatura a gobernador por la alianza PAN-PRD; Como también se conoce que uno de los puntos de acuerdo fue respetarle a cada partido los espacios que ostenta en cuyo caso Tacámbaro ya habría sido negociado para el PAN y el distrito local también, sin conocerse el tema de género.

Así que el destape del aguacatero tacambarence fue a título personal ante un grupo de cuates y no fue sancionado por dirigencia partidaria alguna; como él mismo lo menciona: lo hago como “ciudadano”; pero es inocultable su trayectoria priista y es ese partido quien deberá sancionar dicha aspiración y nadie más.

Valentín podría ser el candidato de lo que quede de PRI, si es que se le sigue desgranando la mazorca a su dirigente Víctor silva que con todo y ser el más perfilado, incluso competitivo si MORENA juega mal, es evidente que sigue perdiendo control; lo que podría desencadenar desbandadas de liderazgos importantes principalmente a MORENA y una consecuente pulverización del PRI rumbo al 2021.

Valentín conoce los problemas que enfrenta su partido, pero también sabe del voto duro que aún conserva en algunos municipios principalmente en Tacámbaro, y, ante un escenario adverso a nivel estatal irá por sus fueros y, en el peor de los casos, querrá defender con uñas y dientes (dinero) su competido territorio para reivindicarse con sus seguidores y lavarse la cara de algunas derrotas estrepitosas que le han propinado al PRI en su tierra natal, porque en efecto, también tiene un gran contrapeso político y en el sector empresarial.

Al margen de lo que signifique para Michoacán este auto destape, la aparición de Valentín en la palestra estatal, sorprendió a la clase política local y metió mucho ruido en Tacámbaro, lo que obligará a los otros partidos a jugar su mejor carta, fortalecer la unidad y replantear estrategias de organización; si es que pretenden seguir conservando el poder como coalición; Posibilidad que parece esfumarse cada vez más por la brutalidad con que se sigue ejerciendo el centralismo en el reparto de las candidaturas en todo el territorio michoacano,

Se continua ponderando intereses cupulares y no se toman en cuenta los liderazgos locales ( ya es costumbre) estas decisiones dislocarían de facto la coalición PAN–PRD en Tacámbaro y le harían desde casa de gobierno un enorme boquete, lo que sin duda fortalecería al PRI y a MORENA; y, la actual estructura en el poder municipal que encabeza el presidente se convertiría en el fiel de la balanza que definiría el triunfo ante una elección que será de tercios y muy reñida entre tres coaliciones que eventualmente podrían constituirse.

Desconocer a la estructura territorial del presidente es un balazo en el pie; es poner en riesgo no solo el triunfo en Tacámbaro si no también el distrito local toda vez que chava trae un liderazgo distrital ya legendario en toda la región, al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *