OPINIÓN. LA REBELIÓN DE LAS BASES, HACIA LA RENOVACIÓN DEL COMITÉ EJECUTIVO SECCIONAL. Por el Profr. Juan Pérez Medina

El pasado lunes 28 de octubre, el Pleno Estatal de Representantes sindicales de la Sección XVIII del SNTE, integrada a la CNTE, determinó ejercer su soberanía. Los representantes sindicales de la inmensa mayoría de las 22 regiones del estado se pronunciaron por avanzar en la renovación de la nueva dirigencia sindical estatal retomando el proceso desde las bases, por encima de la actual dirigencia estatal tan cuestionada.

Para integrar la comisión organizadora de ese congreso de recambio seccional, los representantes sindicales determinaron que ésta deberá integrarse en número de uno por región, electo en el seno de las asambleas sindicales de cada una de ellas.

Esta comisión organizadora se encargará de elaborar y emitir la convocatoria respectiva, donde se determinen los días del congreso estatal, la integración de las fórmulas y el número de delegados que serán electos; así como la calendarización de la realización de las asambleas electivas y la definición de la agenda que habrá de abordarse en cada asamblea por la base y, luego, en el propio congreso.

Un paso trascendente hacia la recuperación del protagonismo de los trabajadores de base que en su inmensa mayoría no están nada contentos con la situación actual de la Sección XVIII. Con ello se da un paso relevante y necesario hacia la elección de un nuevo CES en donde sean las bases las protagonistas fundamentales. Si el proceso continúa en ese sentido y las bases inician un rápido proceso de incorporación al mismo, se abrirá la posibilidad de llevar a cabo un congreso de renovación seccional de bases al margen de la triste situación actual.

Un proceso de base al margen de los grupos en pugna, que se encuentran severamente cuestionados y son, sin duda alguna, responsables de la división interna existente y la indiferencia de muchos compañeros de base que han determinado alejarse de las actividades sindicales, mientras estas circunstancias no se superen.

Desde mi muy particular punto de vista, la actualidad sindical es producto de una herrada conducción política que en los últimos años se ha recrudecido y ha afectado el cambio generacional en los diferentes niveles de dirección, en donde se requiere de una alta formación política y un fuerte compromiso con las causas que al Movimiento Magisterial le dieron origen.

El grupo denominado de “los bloques” creen erradamente que ellos han sido los victoriosos el 28 de octubre, pero nada más alejado de la realidad, pues lo que realmente ha ocurrido es un corrimiento de la base hacia una posición que rechaza a este grupo y, al mismo tiempo, está dejando claro que no acompañará una sucesión sindical controlada por la actual dirigencia.

En efecto, para que el movimiento recupere la unidad es indispensable que el nuevo CES sea producto de la acción de las bases bajo la observación de los principios que la CNTE se ha dado y que el magisterio michoacano ha abrazado desde hace muchos años. El magisterio está obligado ahora a ser muy cuidadoso a la hora de elegir a sus delegados; pues es un imperativo que éstos sean los mejores cuadros, capaces de afrontar la actual crisis y avancen hacia la construcción de la unidad desde la base, escuela por escuela y zona por zona.

El que una de las posiciones que hoy se disputan el control del CES, tanto de los denominados “Bloques”, como de los que actualmente se sostienen en la dirigencia, no acabará con ponerle remedio a la actual crisis, sino que se fortalecerá y las disputas continuará por un tiempo indefinido hasta que acaben con lo que aún queda de lo que fuimos.

Saludo, como lo hacen muchos maestros de base, la acción de los representantes sindicales, que desde cada una de las regiones, han tenido la valentía de enfrentar la imposición y han determinado darnos la esperanza de que el próximo congreso seccional de bases, lo será y los integrantes del nuevo CES saldrán de las delegaciones, haciendo posible que quienes han estado por años en el Comité Seccional, se regresen a su escuela y vuelvan a ser maestros otra vez.

Es hora de las bases. Es hora de sepultar a los golpeadores de maestros y responsables de la división. Ni “bloques”, ni “entreguistas”. La CNTE debe ser reivindicada y el movimiento magisterial recuperado por los maestros y para los maestros y las maestras de la entidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest