OPINIÓN. LA IMPOSICIÓN DE LA DERECHA A LOS CAMBIOS EN LA EDUCACIÓN EN LA 4ª. TRANSFORMACIÓN.. Por Juan Pérez Medina. (CUT – MICHOACAN).

“En memoria de los caídos en Madera, Chihuahua, aquel 23 de septiembre de 1965 y de los valientes que integraron la Liga, combatieron, fueron apresados, torturados y asesinados”.

La derecha no descansa. Las voces de Calderón, Fox el resto de sus corifeos no cesan con sus malos y falsos argumentos. “La ley CNTE” vociferan para referirse a las nuevas leyes secundarias en materia educativa aprobadas apenas por la Cámara de Diputados y que verá todavía su desenlace final con su aprobación en el Senado. Dicen irresponsablemente que se han entregado las plazas a la CNTE para su manejo y negocio, como si ellos no hubieran sido los principales negociadores de los recursos del país en más de 30 años, pero, sobre todo, en el tiempo en que gobernaron.

No debemos olvidar que la derecha priista y luego panista se hizo, en su momento, una en complicidad, más bien en amasiato, con los líderes venales que ha tenido el SNTE; desde Jesús Robles Martínez, luego le siguieron Enrique W. Sánchez, Carlos Olmos Sánchez, Eloy Benavides, Carlos Jonguitud Barrios, hasta llegar a Elba Esther Gordillo; todo con la finalidad de controlar a los maestros, subordinarlos al PRI y, por tanto al estado y enfrentar a la CNTE.

No debemos tampoco pasar por alto que fueron ellos de la mano de Peña Nieto quienes fraguaron y llevaron a cabo la denominada “estafa maestra”, en donde involucraron a varios rectores y directores de universidades e institutos de educación superior de carácter público, para justificar recursos millonarios cuyo destino no está del todo claro, pero es evidente que se trata de un desvió de recursos a favor de la derecha que en ese momento estaba en el poder.

Por lo tanto, concluyo con afirmar que estos detractores de todo y buenos para nada bueno, no tienen ni un ápice de calidad moral para intentar descalificar las acciones de este nuevo gobierno que no sólo los ha derrotado, sino que también los ha desnudado en su desaseado ejercicio del poder.

La educación siendo un asunto tan importante, tiene en su interior la esencia de quien la promueve. Los tiempos de la derecha en el poder la condujeron al borde de su extinción como derecho social y humano. El mercado educativo creció como nunca en estos 35 años de exacerbado neoliberalismo. La creación de decenas de miles de escuelas de todos los niveles desde cuneros hasta superior y diseminadas por todo el territorio nacional, dan cuenta inequívoca de un impulso sin precedente para convertir a la educación en un filón más del mercado que debía ser explotado. Prácticamente ha sido la derecha la que ha conducido el sistema educativo y que ha llevado a la educación pública a una crisis de identidad, de recursos y de resultados de la que hoy la Cuarta Transformación tiene la obligación ética y moral de sacar.

Insisto en el abordaje de los medios de comunicación privados en su insistencia por hacer creer que hoy, la oposición sindical de los maestros, que por muchos años combatió los excesos del “charrismo sindical” en el SNTE, son los responsables de la corrupción en el sistema educativo, cuando nada más falso existe. La CNTE es, a pesar de lo que se diga e incluso, reconociendo los excesos a la hora de actuar, la representación de los maestros de base que sin mayores pretensiones que un trato

justo y un buen salario y prestaciones, desarrollan su trabajo en el ámbito de la ruralidad y en gran parte de las zonas urbanas, en donde disputa el territorio con las bases del “charrismo” institucional.

Estos medios, no desaprovechan oportunidad para denostar a los maestros de la CNTE y tratando de hacer ver que existe una concesión de parte del gobierno federal para regresarle a ésta el “negocio de la venta de plazas” que sugieren ha estado desde hace mucho tiempo en sus manos.

La lucha de la CNTE se ha abocado a hacer la tarea que el SNTE nunca ha hecho: representar dignamente a los maestros y defender sus justos reclamos. La lucha sostenida por casi 40 años ha costado grandes esfuerzos, maestros muertos, golpeados y encarcelados. Nada a la CNTE se le ha regalado y los logros más importantes obtenidos por los maestros de todo el país desde su surgimiento, se deben a la actuación de sus contingentes.

Es, precisamente, la CNTE quien desnudó y mantuvo a raya la imposición de la reforma educativa de la derecha PRIANISTA y quienes con su tesón y lucha permanente la han logrado desmantelar en gran medida. Lo hecho por el presidente Andrés Manuel López Obrador, al desaparecer el Instituto Nacional de Evaluación y el mecanismo de evaluación como instrumento para acceder al servicio educativo como trabajador docente, no es una concesión gratuita para la CNTE, sino el reconocimiento de do cuestiones invaluables que la derecha y sus corifeos nunca entenderán: los trabajadores son parte fundamental del servicio educativo y, por tanto, es importante contar con ellos para encontrar soluciones a los problemas del sector y; los estudiantes de la escuelas normales públicas al terminar sus estudios y convertirse oficialmente en maestros, están aptos para desempañarse como tales.

No debe preocuparnos el ruido de los medios de comunicación bajo el control de la derecha sobre este tema. Debemos estar seguros de que en lo sucesivo habrá mejores condiciones para el desempeño docente, para la mejora de las instituciones educativas y para que éstas aporten lo necesario para llevar a cabo desde el ámbito de la escuela la 4ª. Transformación del país. Esa que nunca hará la derecha, como no ha ocurrido en ningún momento de la historia patria.

Finalmente, debemos estar tranquilos, pues las modificaciones a las leyes secundarias en materia educativa no permitirán que las plazas sean sujetas del manejo sindical, pues garantizan que existan reglas claras para que los docentes de las escuelas normales las obtengan al salir de su formación. Alejar la competencia obtusa que promueve un ejército de maestros en receso, sin empleo, o contratado en el mercado educativo bajo condiciones verdaderamente leoninas, ya no será la principal opción de los egresados y podrán acceder al servicio educativo con todas las de la ley, bajo la condición de haber terminado de manera regular la carrera. Sé que esta nueva realidad no favorece a los egresados del mercado educativo y que golpea a las instituciones privadas, quienes ya no podrán ofertar un mercado para ellos, pero en el rumbo de la educación en la 4ª transformación, la escuela mercantilizada no es nuestro camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest