ROSARIO ROBLES, DE LA IZQUIERDA POLÍTICA A LA CÁRCEL POR LA ESTAFA MAESTRA

POR ANDRÉS RESILLAS//

Bien dicen que hay aves que invocan tempestades. Esa metáfora bien puede aplicarse a Rosario Robles Berlanga, una mujer que en las últimas décadas ha caminado de la mano con el escándalo y los casos de corrupción en el país.

Su origen es de izquierda. Acompañó en la ciudad de México a toda la corriente política del Frente Democrático Nacional creado por Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo. Pero en ese entonces nunca sobresalió.

Fue precisamente cuando Cárdenas Solórzano gana las elecciones en el entonces Distrito Federal para Jefe de Gobierno y designa a la joven Rosario Robles como Secretaria de Gobierno. Ella estuvo casada con uno de los ideólogos de la izquierda muy cercano a la familia Cárdenas.

En 1999 Cuauhtémoc Cárdenas decide por tercera vez buscar la presidencia de la República por el PRD y deja en el cargo a Rosario Robles. Fue la primer mujer en encabezar el gobierno de la capital de la República.

Pero terminó mal. Periodistas descubrieron el llamado «Cochinito» de Rosario: entregó contratos directos a una empresa publicitaria llamada Publicorp, que más que productora era fantasma. Ahí fueron a parar cientos de millones de pesos. El caso quedó impune.

En el gobierno del Distrito Federal conoció a uno de los proveedores y empresarios más poderosos del país: Carlos Ahumada, de origen argentino.

Pero Carlos Ahumada tenía amigos mucho más poderosos y ese imán condujo a Rosario Robles a mezclarse con lo más podrido de este país: Carlos Salinas de Gortari y Diego Fernández de Cevallos, quienes emprendían una verdadera cacería contra el entonces Jefe de Gobierno: Andrés Manuel López Obrador.

Se habla de una cercanía sentimental entre Rosario Robles y Carlos Ahumada, pero eso no nos importa; sólo sirve para ilustrar el grado de compenetración que había entre ellos. Las maniobras tenebrosas no tardaron.

Carlos Ahumada teje todo un complot contra López Obrador y descubre a su tesorero Gustavo Ponce apostando en casinos de Las Vegas; utiliza a Televisa para evidenciarlo y el funcionario acaba en la cárcel.

El siguiente fue otro de los hombres de confianza del Peje; su ex secretario particular y entonces diputado René Bejarano, ahora llamado «Señor de las Ligas». Carlos Ahumada le entrega un maletín lleno de dinero y el entonces perredista se lleva hasta las ligas. Para evidenciarlo, lo graba con las cámaras de video de su lujosa oficina.

El dinero era para las campañas políticas del PRD, cuyo liderazgo nacional tenía a quien creen? Rosario Robles.

Estalla el escándalo y sale Rosario Robles a la palestra por ser amiga cerca de Carlos Ahumada. Se documentan viajes juntos a Europa y una vida de pareja.

Carlos Ahumada huye del país. Bejarano va a la cárcel, desaforado. Rosario se esconde del escándalo.

Carlos Ahumada termina en la cárcel después de haberse escondido en Cuba. Ya en México confesó que Salinas de Gortari y Fernández de Cevallos le pagaron para armar el golpe contra López Obrador y su equipo. Teniendo como aliada a Televisa.

Como ahora y con la soberbia acompañándola, Rosario Robles se dijo inocente de todo. Que ella ignoraba todo. Pero sus compañeros de izquierda sabían que los había traicionado y que el poder económico y político la habían corrompido. Rosario quedó como una apestada de la izquierda, por lo que tuvo que abandonar sus orígenes.

Ese mismo poder político la llevó a la cárcel. Se prestó al desvío de recursos financieros mediante la llamada Estafa Maestra diseñada por Enrique Peña Nieto. Con la misma audacia y descaro con que formó su «Cochinito», junto con el gobierno priísta le hizo un daño al erario por más de 5 mil millones de pesos. Y todavía faltan más.

Ahora ella es la única detenida. ¿Descubrirá a sus cómplices, empezando por Peña Nieto? En la soledad de su celda tendrá que decidirlo.

O seguir su vuelo sola, como ave de tempestades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest