INICIAN JUICIO CONTRA ACUSADOS DE ROBO DE VEHÍCULO EN VILLAS DEL PEDREGAL

POR ANDRÉS RESILLAS

El agente de la Policía Michoacán, Francisco O. se veía mal de salud en la silla de testigos en el juicio oral que inició contra tres hombres por el delito robo de un vehículo cometido el 29 de abril del 2018. Su semblante denotaba cansancio.

En un momento dado  Francisco explicó que estaba enfermo de las vías respiratorias y que traía principios de neumonía.

Relató que la madrugada de ese 29 de abril, junto con otras dos compañeras patrullaban por la colonia Niño Artillero cuando fueron avisados por la Central del C5 que un vehículo rojo, marca Dodge, de reciente modelo, con reporte de robo circulaba en el complejo habitacional Villas del Pedregal.

“Pusimos la torreta de la patrulla y nos trasladamos hacia esa zona: entramos por la avenida Villas del Pedregal y al tomar la calle La Perla observamos el vehículo reportado. Eran las 3.30 horas.

“Por el altavoz le ordenamos al conductor que detuviera su marcha. Así lo hizo. Nos identificamos como policías y les pedimos a los tres ocupantes que bajaran, pues teníamos el reporte de que ese vehículo había sido robado con violencia.

“Ellos no opusieron resistencia. Al pedirles los documentos, el conductor negó que los tuviera, por lo que procedimos a leerles sus derechos y declararlos detenidos”.

Se trataba de Carlos Alberto G., Rubén G. y Héctor D., a quienes no se les encontró en posesión de armas u otros objetos ilícitos, según el Informe Policial Homologado entregado por sus captores.

Carlos Alberto iba al volante del vehículo. Es un hombre fornido, calvo, de tez blanca y más de 1.75 metros de estatura y ya aparenta más de 40 años de edad. Héctor es joven, alto, tez morena. Mientras que Rubén es de baja estatura, moreno y con barba cerrada.

Desde hace casi un año los tres acusados han permanecido encarcelados en el Cereso Mil Cumbres de Morelia.

En la audiencia de juicio oral la defensa cuestionó severamente  al policía Francisco O. Uno de los defensores se percató que el Informe Policial Homologado tenía deficiencias en su llenado y las señaló en su interrogatorio.

Francisco O. estaba mal. No recordaba datos de la detención y le tuvieron que mostrar hasta en tres ocasiones el informe para que mencionara correctamente los nombres de los imputados.

Dijo que tenía 19 meses de haber entrado a la Policía Michoacán y que seis de ellos estuvo en la Academia. También que recibió un curso para primer respondiente, pero no recordó la fecha n que lo tomó-

La defensa aprovechó la situación y presionó al agente para que aceptara que había cometido errores en la captura de los imputados.

Le cuestionaron el por qué había detenido a los tres hombres cuando sólo uno de ellos conducía el vehículo. Francisco argumentó que se trataba de un auto robado y desconocía si el chofer era una víctima que estaba siendo amenazada, por lo que era necesario deslindar responsabilidades de todos los ocupantes.

En la audiencia siguieron sus compañeras María de la Luz y María Soledad. Corroboraron los dichos de sus compañeros y aseguraron que su actuación fue apegada a la ley.

Pero la defensa las presionó. Los abogados pretenden demostrar que no se puede culpar a los tres hombres por el mismo delito o que son inocentes.

Ahora falta que testifique la persona que sufrió el robo del vehículo. En la audiencia se dijo que fue con violencia. Eso lo dirá la víctima, quien seguramente será citada para declarar y precisar quién fue el responsable del ataque.

Veremos que sucede. Por lo pronto, el caso 269/2018 nos pude dar sorpresas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest