OPINIÓN. TUBOS SOSPECHOSOS: ALCALDE DE TANGANCÍCUARO PRETENDE CONTAMINAR RÍO DUERO

Por J.Luis Seefoó Luján

La colocación de tubos, de la calidad y diámetro que sea, siempre ha motivado sospecha en los vecinos, más si la autoridad actúan con cierto sigilo y sin mucho entusiasmo por informar. El “pensar mal” se acentúa cuando se olfatea algún negocio poco transparente. Ahora, tratándose de agua, del líquido vital que emana de los ricos manantiales de la cuenca media y alta del Duero, las sospechas se multiplican por los antecedentes de entubamiento.

Esta entrega versa sobre antecedentes que abonan a la suspicacia pública en torno al nuevo tubo que coloca el Patronato del Parque Nacional Camécuaro, cuyo administrador, el señor Jesús Melgoza Mercado es hermano de Rafael Melgoza Mercado, alcalde de Tangancícuaro. La explicación del Presidente parece clara: se trata de instalar un ducto de 25 centímetros de diámetro por 980 metros de longitud para substituir al deteriorado drenaje que recoge las aguas servidas (negras) procedentes de los sanitarios y negocios instalados en la ribera del lago. El nuevo ducto llevará la orina y heces fecales 280 metros más lejos descargando en el río que fluye desde Camécuaro en su salida para unirse al Tlazazalca y Carapan en las adjuntas donde forman el río Duero.

La solución parcial a la contaminación fecal del lago consiste en “defecar más lejos en la misma agua”, pero quedan en “aire” varios puntos importantes:

a). ¿Qué entienden, el patronato (o sea Jesús) y el alcalde ( o sea, Rafael, su hermano) por parque nacional, área natural protegida? De dónde para dónde? Nomás el espejo de agua donde hacen su negocio los pequeños restaurantes y del que se sirve Mesón del Valle? El río que se forma, el bosque de galería, aguas abajo, ¿no son parte del parque nacional? Se les puede tratar de cualquier modo y nada le sucederá a ese ecosistema?;

b). ¿Qué resguarda el decreto de parque nacional y cómo se expresa esto en el plan de manejo? ¿Hasta dónde pueden seguirse asperjando plaguicidas en su ribera sin que nada pase? ¿Cómo encaja y que tipo alguna planta de tratamiento se ha proyectado construir antes de defecar en el río?;

c). ¿Cómo, cuándo fue abordado el punto por el  cabildo de Tangancícuaro?

En público y en privado hemos solicitado información al respecto al C. Presidente, Rafael Melgoza Mercado, Presidente Municipal de Tangancícuaro, entre tanto presentamos algunos hechos pasados para justificar la desconfianza.

Diferencias históricas entre Zamora y Jacona

1894: Los disgustos por el preciado líquido datan desde 1894 en que se dotó  de agua a  Zamora desde “El Bosque, localizado en Jacona, por un acueducto de 10 a 15 pulgadas. Tal dotación se basaba en que el “ojo de agua” se ubicaba en los terrenos de un particular, el prefecto Méndez Plancarte. Tiempo después, en 1923, al federalizarse las aguas del río Celio y los cuerpos que lo alimentan (El Bosque y La Presa Verduzco), Zamora confirmó sus derechos e inició el pagó de (¿derechos?) impuestos al gobierno federal por ese concepto.

1991: “El manifiesto al pueblo de Jacona” en el que el Lic. Sergio Antonio García Martínez alcalde, procedente del Partido Revolucionario Institucional, reclamaba en julio de 1991 el derecho a seguir disponiendo de una toma de doce pulgadas ante el supuesto intento zamorano de “captar toda el agua” por medio de la rehabilitación del acueducto y la construcción de dos tanques de almacenamiento. En Zamora gobernaba el CP Ignacio Peña García (PAN).

1994: surge otra dificultad cuando Jacona, gobernada por Angelberto Pérez Berber (FUI- Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional, FCRN), en marzo de 1994, aplicaba un proyecto hidráulico para sustituir dos tubos (4 y 8 pulgadas) por uno de 12 pulgadas. Zamora, gobernada por Guillermo Gómez, del PRI, se opuso argumentando que el gasto (aforo, litros por segundo) de un  ducto de doce pulgadas es mayor que los volúmenes sumados  de un tubo de cuatro más otro de ocho.

1998: Las coincidencias partidarias en los cabildos de ambas ciudades en mayo de 1998 parecían excelentes condiciones para rehabilitar el acueducto con el apoyo federal por casi cinco millones de pesos. Pese a que en ambas   ciudades (conurbadas) los gobernantes procedían del blanquiazul, el plan se desvaneció por  la presión priísta de someter el punto a un  plebiscito jaconense. En la Villa de las Flores comandaba el Ing. Martín Espinosa Vidales, mientras que en la Sultana del Duero, el CP Julio Castellanos Ramírez.

2010: 29 de octubre, gobierno municipal encabezado por el licenciado Alfonso Martínez Vázquez (PAN) y el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAZ)  presentaron el proyecto denominado “Sistema de Abastecimiento Zamora-Michoacán. Acueducto Cupátziro – Zamora 24.0” ante  el cabildo de Tangancícuaro aunque llevaba meses cavando e instalando tubería desde Zamora hasta el punto seleccionado por el mismo SAPAZ para construir  un cárcamo de bombeo y un acueducto para  conducir agua  desde el mencionado manantial Cupátziro (586 lps) ubicado en Tangancícuaro a 19 km de Zamora hasta ésta urbe.

El ubicar una toma en el actual vertedero de demasías en  “El Piloncillo”, dentro del área del manantial Cupátziro y colocar la  línea de conducción por las calles José María Morelos, Francisco I. Madero, Melchor Ocampo, Amado Nervo y avenida General Carlos Salazar, con diámetro de 24’’ (60.96 centímetros) y una longitud de mil 263 metros en zona urbana que continuaría por la zona federal  en forma paralela a la carretera Zamora-Tangancícuaro no fue bien vista por las autoridades de esa municipalidad ni por  sus representados. En consecuencia, el 9 de noviembre de 2010, el cabildo tomó el acuerdo no. 550 que  desautorizaba la ejecución del proyecto.

2011: La segunda propuesta presentada por Zamora el 21 febrero consistía en la construcción de una toma y  un cárcamo, aguas abajo del manantial de Camécuaro (un área natural protegida) , y el tendido de una  línea de conducción  de policloruro de vinilo (PVC) de 24” (60.96 cm)  de diámetro por 16 km desde  ese sitio  hasta Zamora.

El proyecto corrió la misma suerte  pues la presión social influyó para que la sesión extraordinaria del cabildo acordara: “se pacta negar la solicitud del licenciado Alfonso Martínez Vázquez, presidente municipal de Zamora, el cual pide la construcción de la obra denominada toma de agua del manantial Camécuaro” (Cabildo, acuerdo 594).

Vale anotar que la ríspida relación Zamora –  Tangancícuaro por la pretendida conducción de agua desde el manantial Cupatziro (586 lps; Silva García, 2016)), localizado en el corazón de esa ciudad y/o el intento, también fallido de llevar agua de Camécuaro (1751 lps), un área natural protegida (parque nacional),  hasta la parte noreste de Zamora, se obscurecía más por un detalle que no pasaba desapercibido: el llamado acueducto  norte abastecería  primero los fraccionamientos Monte Olivo, Hacienda del Valle, Hacienda de los Angeles y  Acanto relacionados con  firma Meda Casa, empresa cercana a la familia  Sahagún – Fox.  Esa cercanía familiar con el ex presidente de México, Vicente Fox Quezada, levanta sospechas.

En el imaginario social no pasaba desapercibido que el cabildo local había exonerado a Meda Casa de pagos por permisos municipales (más de veinte millones de pesos). No es un simple detalle que Kena Méndez Dávalos, hermana del empresario inmobiliario, era regidora del cabildo zamorano y en 2014 era diputada local por el PAN.

Otro detalle no menos inquietante era la dimensión del ducto: más de medio metro de gordo: 60.96 cm de diámetro.

2014: El jueves 7 de noviembre de 2013, el señor Ramón Hernández (qpd),  jefe de tenencia de Ario comunicó su desacuerdo con el plan de “llevar agua desde Riberas del Duero hasta Zamora porque muchas colonias de Ario carecen de agua”.

Desde el 12 de noviembre de 2013 había claras expresiones de inconformidad en Ario por la colocación de tubería para trasvasar líquido desde dos pozos de Riberas de Duero hacia el noroeste de Zamora (colonias Altamira, Puerta, Grande y Netzahualcoyotl). El conflicto se destrabó cuando Atahualpa Ventura Orozco (Director de SAPAZ, pre candidato del PAN) declaró en la plaza pública de Ario que “primero se abastecería a Ario”.

Un acto irreverente de la población de Ario fue quitar parte de la tubería que el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAZ) había instalado en el fraccionamiento Riberas del Duero.

Para documentar la desconfianza hacia los políticos habrá que recordar que Riberas del Duero es un asentamiento que proyectó 4500 casas en un predio de 90 has y que la cabeza visible de ese negocio urbano es David Afaro Garcés, ex regidor y pre candidato por el PRI a la presidencia municipal de Zamora para el periodo 2008-2011.

2014: Fines de enero de 2014, asoma disputa por proyecto zamorano para abastecer los tanques de La Beatilla. Entre el jueves 14 y el 21 de febrero, el ayuntamiento de Jacona clausuró uno de los seis pozos profundos que el sistema operativo zamorano perforaba en  zona disputada por ambas municipalidades. La divergencia se alimentaba por las suspicacias partidarias teñidas de azul, en Zamora gobernaba Rosa Hilda Rodríguez y en Jacona, Martín Arredondo Mercado

2017: en octubre 7 inicia un controvertido proyecto auspiciado por el diputado federal Marko Cortés (PAN) y el alcalde Rubén Cabrera  Ramírez (PAN proveniente de una metamorfosis de Movimiento Ciudadano). La idea de entubar parte del caudal del Celio, desde la Presa Verduzco beneficiaba, en lo inmediato a agricultores y negociantes inmobiliarios pero se anunciaba como la “construcción de red de agua potable de 1.290 km del Rio Celio a su paso por este municipio”.

Los 20 millones signados en convenio por Rubén Cabrera Ramírez, alcalde; Carlos Maldonado Mendoza, secretario de finanzas; y Victor Lichtinger Waisman, coordinación general de gabinete de Silvano, el 27 de octubre de 2016, habían sido autorizados para instalar una red de agua potable abastecida desde el Celio y, a la vez, para uso privado tal como se titula el proyecto: “para beneficio de la Asociación de Usuarios de las presas Urepetiro y Verduzco, Asociación Civil”.

Tal gestión, poco transparente, tiene antecedentes, Conagua, había suscrito un convenio (RM-E-Mich.-061 MOD1; CON-001-14, Informe final) fechado en mayo de 2015.

Por fortuna, el plan para entubar el río Celio no prosperó por una combinación de presión social, dictamen negativo de las autoridades ambientales, revocación hecha por el  propio cabildo de Jacona y, tal vez, por convencimiento de los líderes de la comunidad agraria de Jacona.

2018: Entubamiento completo del manantial Santo Entierro con un ducto de 1,347.55 metros de longitud y un gasto de 40 litros por segundo para beneficiar en “forma directa a 1400 habitantes y de modo indirecto a 26,496” con 100 litros por día para cada habitante de Jacona. La obra se llevó a cabo con oposición de los habitantes de la calle Allende y una suerte de indiferencia –o aceptación de muchos otros barrios.

Una condición interesante es que el Director del Sistema de Agua Potable, Ing. Ulises Martín Urbina Granados, es  cuñado del alcalde Cabrera.

2019: febrero colocación de ducto 25 cm X 980 metros, nuevo drenaje en el lago de Camécuaro. De pronóstico reservado. La apuesta es a que el cabildo transparente la obra y que, efectivamente, se trabaje bajo una noción integral de parque nacional y no sólo de negocios privados de hoteles, restaurantes y agricultura intensiva. Obvio, sin la comprensión y apoyo de los usuarios, la causa medio ambiental de Camécuaro, de antemano está perdida.

J.Luis Seefoó Luján

jlseefoo@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest