ARTÍCULO DE OPINIÓN. EL PUEBLO PAGA. Por Efraín Barrera

La explosión del ducto de Pemex en el estado de hidalgo donde hubo decenas de muertos y heridos, fue entre otras razones por la corrupción institucionalizada que permeó toda la estructura orgánica del sector tanto de funcionarios de confianza como del sindicato petrolero, lo que no permitió que se invirtieran los recursos necesarios para la vigilancia, el fortalecimiento y la modernización de la infraestructura de distribución, misma que mantuvieron funcionando deliberadamente en condiciones deplorables por muchos años para facilitar la sustracción de gasolina robada.

Pero también hay que decir, que quien tiene la responsabilidad de resguardar los ductos hoy por hoy, es el actual gobierno federal, especialmente después de la decisión de cerrarlos para combatir el robo de combustible, lo que se tradujo en un problema serio de desabasto en algunos estados, es él quien debe vigilar y garantizar su adecuado funcionamiento antes de reactivarlos so pena de que pueda registrarse otra desgracia similar.

por lo que se pudo apreciar en los videos difundidos, no puede ser cierto que todas las personas presentes en la tragedia hayan sido Huachicoleros, quienes se dedican al robo organizado de gasolina no lo hacen en tumultos usando cubetas, botes o bidones pequeños. ellos usan grandes recipientes o camiones cisterna (pipas)

Lo que sí creo es que la perforación del ducto la hicieron delincuentes consumados para ordeñarlo probablemente antes que llegara le gente del pueblo, pero se pudo salir de control, y es de suponer que derivado de la escases muchas personas hayan pretendido conseguir combustible de forma inapropiada para su uso personal y otros más hayan creído que recolectando algo podrían venderlo, que al final de cuentas también es robo, aunque con matices diferentes considerando que hay mucha pobreza en Tlahuelilpan Hidalgo.

me parece inexacto que se señalen como responsables a quienes con toda seguridad no participaron en la perforación del ducto (por lo menos no la inmensa mayoría), quizás los dueños del predio o quienes viven en el entorno de donde sucedió la explosión podrían ser la clave para esclarecer lo que paso y castigar a los autores intelectuales y materiales pero eso se desprenderá de las investigaciones.

es muy justificable la decisión del gobierno federal de combatir la corrupción y el saqueo en PEMEX, pero también creo que cerrar los ductos sin avisar, ya no digamos consultar

(que ya nos estábamos acostumbrando), fue una decisión precipitada sin una adecuada planeación;

me temo que no calcularon ni tiempos ni consecuencias; no se implementaron medidas de contención ni blindaje para aminorar impacto; lo que debieron hacer al principio, lo están haciendo después.

los detractores de AMLO están haciendo su agosto y responsabilizándolo de la tragedia, como sucedió en su momento con Felipe calderón con la guardería ABC y EPN con los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.

Particularmente no creo que haya sido voluntad de ningún presidente que pasaran estos lamentables hechos, lo que si creo es que en todos los casos ha faltado previsión para evitar accidentes ya sea por negligencia, colusión, corrupción o ineptitud

No será fácil para el presidente mantener el mismo rating por mucho tiempo, empezando porque de manera natural el poder desgasta; esta tragedia culpable o no lo salpica, decisiones de este tamaño trastocan intereses de los delincuentes pero también de los ciudadanos, con seguridad pagara costos políticos si su equipo no hace tiros con mayor precisión en decisiones futuras.

Con todo y lo que se pueda decir, la gente ya no quiere seguir pagando mermas por disposiciones oficiales que, justificadas o no, lo sigan sacrificando mientras a los verdaderos responsables no se les castigue.

Aun cuando, en efecto, el presidente estuvo conminando a los ciudadanos a que no le hicieran el caldo gordo a los Huachicoleros, el tiempo dirá los niveles de responsabilidad del gobierno en esta tragedia, ¿y los de cuello blanco hasta cuándo?

En México existe una vasta gama de partidos que están acechando para capitalizar errores y no es tan cierto que hayan perdido la guerra, aun con el descrédito, los partidos tradicionales sobrevivieron (PRI, PAN y PRD) a la crisis que significo la derrota frente a quien ahora es el presidente, pero que desde la oposición serán su piedra en el zapato. Considero un desacierto que desde el gobierno proporcionen las ojivas para que lo sigan torpedeando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest