“NO TENGO DERECHO A FALLAR; CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD SE ACABARÁN: LÓPEZ OBRADOR

ARISTEGUI NOTICIAS

Este sábado, minutos después de las 11 de la mañana, Andrés Manuel López Obrador llegó a la sede de la Cámara de Diputados donde rindió protesta como Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

“No tengo derecho a fallar. Nada material me interesa ni me importa la parafernalia del poder, siempre he pensado que el poder se debe ejercer con sabiduría y humildad. Estoy concierte de la gran expectativa que existe entre los mexicanos. Soy optimista y creo que vamos a salir bien, vamos a enfrentar bien los grandes problemas nacionales porque creo en mi pueblo”, dijo.

Señaló que a partir de este sábado se llevará a cabo una transformación pacifica y ordenada, pero al mismo tiempo profunda y radical, “porque se acabará con la corrupción y la impunidad que impiden el renacimiento de México”.

Recordó que “en la Independencia se luchó por abolir la esclavitud y alcanzar la soberanía nacional; en la Reforma, por el predominio del poder civil y la restauración de la República, y en la Revolución nuestro pueblo y sus extraordinarios dirigentes lucharon por justicia y democracia”, por lo que corresponde al próximo gobierno “convertir la honestidad y la fraternidad en una forma de vida”.

El mandatario sostuvo que “el sistema en su conjunto han operado para la corrupción, el poder político y económico se ha nutrido mutuamente y se ha implantado como modus operandi robo de los bienes del pueblo y de las riquezas de la Nación”. 

En estas últimas tres décadas, expuso, “las máximas autoridades se han dedicado, como en el Porfiriato, a concesionar el territorio y a transferir empresas y bienes públicos, incluso funciones del Estado a particulares nacionales y extranjeros: el plan del nuevo gobierno es acabar con la corrupción y la impunidad”.

Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes y de la pequeña minoría que ha lucrado con el influyentismo, es la causa principal de la desigualdad económica y social, inseguridad y violencia que padecemos”, dijo.

Ante esto, dijo que en su mandato habrá una clara separación de los poderes económico y político. “El gobierno ya no será un simple facilitador para el saqueo como ha venido sucediendo, ya el gobierno no va a ser un comité al servicio de una minoría rapaz,representará a ricos y pobres, creyentes y libres pensadores, a todos mexicanos y mexicanas, al margen de ideologías, orientación social, nivel educativo o posición socioeconómica. Habrá auténtico Estado de Derecho”.

Añadió que a partir de 1983 a la fecha “la economía ha crecido en 2 por ciento anual, y por ello, tanto por la tremenda concentración del ingreso en pocas manos, se ha empobrecido a la mayoría de la población hasta llevarla a buscarse la vida en la informalidad, migrar masivamente del territorio nacional o a tomar el camino de las conductas antisociales”.

En ese sentido, afirmó que “la política económica neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida publica del país. La reforma que nos dijeron vendría a  salvarnos, sólo ha provocado una caída en la producción de petróleo e incremento de gasolinas, diésel, gas y electricidad”.

Recordó que cuando fue aprobada la reforma, se aseguró que en este año México produciría 3 millones de barriles diarios, pero “la realidad es que estamos extrayendo sólo un millón 763 mil barriles diarios, es decir, 41 por ciento de lo estimado y con tendencia  a la baja”.

Al mencionar que el salario mínimo en México es uno de los más bajos del planeta, expuso que “en el periodo neoliberal nos convertimos en el segundo país del mundo con mayor migración”.

López Obrador reiteró que como presidente no perseguirá a exmandatarios y otros políticos por actos de corrupción, aunque aclaró que como todos los asuntos de la vida pública del país, este tema será sometido a consulta.

No voy a perseguir a nadie porque no apostamos al circo ni a la simulación, queremos regenerar de verdad la vida publica de México. Además, siendo honestos, si abrimos expedientes dejaríamos de limitarnos a buscar chivos expiatorios y tendríamos que empezar de mero arriba, tanto en el sector público y privado. No habría juzgados ni cárceles suficientes, y lo más delicado y serio, meteríamos al país en un dinámica de fractura, conflicto y confrontación, lo que implicaría tiempo, energía y recursos que se van a necesitar para construir una nueva patria”, detalló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest