LIBRE EXPRESIÓN… CONFLICTO AGUACATERO: HUMO BLANCO. Por: Carlos Alberto Monge Montaño.

“En la escuela de la experiencia, las lecciones cuestan caras, pero solamente en ellas se corrigen los insensatos”. Benjamín Franklin (1706 – 1790) Político, filósofo y científico estadounidense.

Tras dos semanas de conflictos entre productores y empacadores de aguacate que ha ocasionado pérdidas aún incuantificables, especialmente en la confianza que se había ganado durante dos décadas en el mercado de los Estados Unidos de Norteamérica, finalmente las partes flexibilizaron posiciones y alcanzaron acuerdos.

De manera sorprendente, una asociación que ha sido ejemplo nacional y hasta internacional de organización para producir y exportar el también conocido como oro verde michoacano, enfrentó una crisis motivada principalmente por la desconfianza, provocada por un precio promedio de 25 pesos kilogramo que al grupo de productores quejoso le pareció bajo y el posible envío de aguacate al vecino país del norte, proveniente de otras entidades y que podría no cumplir con las normas fitosanitarias.

Una vez más ha quedado claro que la opacidad en el manejo de la información o manejarla preferencialmente, puede ocasionar problemas y pérdidas sin precedentes, como atentar con tus manos, a tu gallina de los huevos de oro.

El tema se ha resuelto momentáneamente, ahora lo importante será cumplir a cabalidad los acuerdos alcanzados, mantener la disposición al diálogo y procurar una transparencia total, para que la Asociación de Productores y Empacadores de Michoacán (APEAM), siga siendo exitosa, manteniendo y creciendo los 70 mil empleos directos y 300 mil indirectos en 36 municipios.

Esta vez la confrontación alcanzó niveles insospechados, donde además de las severas acusaciones entre unos y otros, la disputa tuvo momentos álgidos en los bloqueos, donde incluso se denunció la presencia de personas armadas. Ojalá que saquen provecho de tan lamentable experiencia.

Para fortuna de todos los que intervienen en el sistema del aguacate, las partes en conflicto, con el acompañamiento de autoridades federales, estatales y municipales, alcanzaron los siguientes acuerdos:

* Evitar que ingrese fruta de otros estados y que por ningún motivo se empaque y exporte como fruto michoacano.

* Informes semanales a través de los medios internos de la APEAM, con datos correspondientes al producto exportado y al nacional, volúmenes, productores y su destino, con el objeto de tener información del valor comercial del aguacate en el mundo.

* Trabajar en conjunto en el cuidado del mercado nacional y de exportación, procurando mantener las relaciones con los comercializadores finales.

* Los precios referentes al mercado se ajustarán al principio de la oferta y la demanda, por lo que los productores podrán vender su producto con la empresa empacadora de su confianza y conveniencia.

* Se respetará el control de movilización del aguacate, donde las autoridades federales y estatales asumen el compromiso de operar de manera permanente el control fitosanitario, con el apoyo del sector productor.

* Se sancionará a empacadores y productores que violenten los acuerdos, de acuerdo a las leyes de Sanidad Vegetal, del Plan de Trabajo Binacional entre México y Estados Unidos y leyes relacionadas en la materia.

No resta más que hacer votos porque los acuerdos prevalezcan y fortalezcan a uno de los sectores que mayor riqueza le genera a Michoacán. Ojalá que hayan aprendido la lección, porque en un par de semanas se han hecho un severo daño, que seguramente será de lenta recuperación, como lo advirtió el presidente de la APEAM, Gabriel Villaseñor Zurita.

Insisto, ante la desconfianza que priva en la sociedad, la transparencia en todos los ámbitos es una herramienta que puede facilitar el éxito de asociaciones como la de productores y empacadores aguacateros, donde las envidias, la ausencia de información y la avaricia, entre otros factores, pueden causar daños incalculables, incluso a productos tan exitosos como lo es el aguacate.

Tras el acuerdo, ahora otro reto urgente es impedir el cambio de uso de suelo con alevosía y ventaja, para crecer la producción del oro verde. Tendrán que aplicarse las leyes de manera ejemplar para evitar que algunos productores sigan acabando con la naturaleza, que por cierto, nos pertenece a todos.

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias. cmongem@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest