COLUMNA DÍ ARINA Y DE MAÍZ. EL EXTERMINIO DE PERIÓDICOS. Por Arturo Ceja Arellano (valle de Zamora)

El capital económico de algunas empresas comerciales, la modernización cibernética y el abuso del poder a través de gobernantes que odian a la prensa escrita, han sido factores para el exterminio, lento, pero seguro, de importantes medios de comunicación que ofrecían empleo a varias cabezas de familia; o con los que no pocas familias subsistían en forma honesta, sudado la frente.

Mire usted, vayamos por turnos: la empresa comercial Walmart, ha hecho suyas a otras similares como Aurrerá, Farmacias Guadalajara, entre otras que son del mismo dueño, y trae a sus empleados de aquí para allá y de allá para acá. O sea, los turna y juega con ellos.

Luego, con la aparición de las tiendas OXO en cada esquina, se están acabando las tradicionales tienditas de don Panchito, doña Conchita, don Pedrito, don Juanito, doña Carmelita, etc., y más etc. Adultos mayores que aun sostienen a sus familias con la venta del producto en los tendajones, que están a punto de desaparecer, exterminándose con ello los clásicos y tradicionales changarritos.

Otros changarritos que están mordiendo polvo y otros no tan changarritos, son los medios de comunicación llamados periódicos semanarios, que son víctimas de la modernización de la nueva era de la comunicación llamadas redes sociales: Facebook, Messenger, Twiter, WhatsApp, etc.

Pero los principales verdugos son los gobernantes en turno como Silvano Aureoles Conejo y Martín Samaguey Cárdenas, que han eliminado los convenios con medios de comunicación y los gobiernos estatal y municipal, respectivamente.

El mandatario estatal, simple y sencillamente dejó de pagar las facturas mensuales desde hace más de un año; pero lamentablemente sin el valor civil que se necesita para dar aviso que ya no contrataría espacios en medios de comunicación, principalmente a los semanarios, a quienes les pagaba apenas 5 mil pesos mensuales; mientras que a los periódicos ¿grandes? les destina hasta 1.5 millones de pesos mensuales.; y mucho más a las dos principales televisoras del país. Todos los medios de comunicación “chicos” dejaron de recibir su pago mensual.

Por su parte, el alcalde zamorense, Martín Samaguey Cárdenas, simple y sencillamente ignoró a todos los medios de comunicación en general desde su llegada al poder, pero a cambio proyecta sus videos en el Facebook, y al parecer publicará una gacetilla oficial periódicamente.

Y como resultado de la actitud de esos personajes tristemente célebres para medios de comunicación de Michoacán y Zamora, en dos meses han cerrado sus puertas dos semanarios: primero el Uandari, Regional Autónomo y ahora el famoso y otrora bien posesionado Guía, surgido de la sagrada mitra, que “han mordido el polvo no obstante a que está lloviendo”.

Ello me hizo recordar el impactante cierre de periódicos en Zamora como: La Cadena García Balseca (El Sol), adquirida luego por la Organización Editorial Mexicana; le siguió El Informador de Zamora, un diario cuyos socios éramos varios periodistas de la

localía, ahuyentados por constructores de fraccionamientos que respondieron con violencia ante sus escritos donde se señalaba la corrupción.

Le siguió La Voz de Zamora, donde inicié mi actividad periodística en 1969, siendo un adolescente; ahora se llama Periódico Independiente. El Z de Zamora cambió de dueño, pues lo dejó don Delfino Niño Vázquez y se quedó con él Raymundo Reyes.

Otros periódicos desaparecidos fueron: El Heraldo de Zamora, cuyos socios ni siquiera eran periodistas, pues lo usaban para tratar de protegerse. También se fue el periódico Papiro, que dirigía el buen amigo Jorge Humberto Mena, de excelente contenido. Esos son los medios de comunicación más famosos que se han ido de la circulación en Zamora. También hubo un Pregonero de Michoacán, donde escribían socios de la Asociación de Periodistas del Valle de Zamora, creado por su servidor; y que ahora se llama Pregonero de Zamora; sin contar TVZ, que se sostiene en las redes sociales, hablando de comunicación televisiva.

Para los periodistas de ésta región, los de avanzada edad que ya no somos contratados como reporteros y que tratamos de sostenernos de manera honesta a través de la creación de su periódico, fue fatal la llegada de periódicos procedentes de Uruapan, a los que nuestros gobernantes municipales les han brindado todo su apoyo, asestándonos un duro golpe en el trasero a los decanos del periodismo de éste prolifero, pero sufrido Valle de Zamora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest