OPINIÓN: DINERO, IDEOLOGÍA ÚNICA EN EL SECTOR EMPRESARIAL MEXICANO. Por Víctor Ruiz Arrazola

Mujeres y hombres que conforman el sector empresarial de México y de todo el mundo tienen una ideología definida, la que se gesta alrededor de su  más preciado bien, el dinero.  Sistemas económico a lo largo de la historia tiene un objetivo, la acumulación constante del capital y la explotación de seres humanos por otros seres humanos.

¿Quién no recuerda las campañas negras emprendidas  desde el empresariado mexicano  contra el ahora virtual candidato electo a la presidencia de la República, durante los procesos electorales de 2006, 2012 y 2018? Apenas,  hace unos días,  pregonaban que López Obrador seguía siendo un peligro para México y algunos empresarios llegaron a decir que sí ganaba las elecciones se llevarían sus capitales a otros países.

Campañas de terror, miedo, zozobra, incertidumbre fueron diseñadas desde las más prestigiadas agencias de publicidad y propaganda para detener el avance de  López Obrador, mismas que se combinaron con otras acciones emprendidas desde la presidencia de la República en turno, partidos políticos, poderes legislativos y autoridades electorales, para cerrarle el paso.

Esas estrategias avaladas y financiadas por el sector empresarial dieron resultados durante las elecciones de 2006 y 2012 y, por ello, fueron replicadas en el 2018, pero sus creadores olvidaron que la sociedad es dinámica y que en esta ocasión no respondería de la misma manera.

Desde luego que las cúpulas del poder empresarial también están integradas por personas inteligentes e informadas, quienes durante la última semana del mes de junio ratificaron que ninguno de  sus aliados, Ricardo Anaya y José Mead, le ganaría  al aspirante presidencial del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), por lo que flexibilizaron su discurso  y  reabrieron líneas de comunicación con él, construidas cuando fue jefe de Gobierno del Distrito Federal.

El  hábitat natural de las personas dueñas del dinero son países gobernados por la derecha, si es extrema, mucho mejor, pero soportan interactuar con la centro derecha, con la social democracia, con el centro, centro izquierda o de izquierda, siempre y cuando les garanticen ganancias, no les importa las otras ideologías, ni las religiones, ellas tienen las propias representadas por un solo elemento: el dinero.

Por ello, al darse cuenta, que los candidatos presidenciales que representaban la continuación del gobierno de Enrique Peña Nieto, no eran los favoritos del electorado, empezaron a enviar mensajes conciliadores a López Obrador, quien les respondió de la misma manera y se los ratificó en el Estadio Azteca, durante su último discurso de campaña.

A menos de una semana del día de la elección, mujeres y hombres, que tienen la propiedad del    capital en este país, se reunieron con el candidato triunfador y  tomaron acuerdos “por el bien del país”.

Está claro que en esos acuerdos, no aparecen temas tan importantes para la clase trabajadora como el salario,  las prestaciones laborales, la seguridad en el trabajo, la subcontratación, la desarticulación del sindicalismo, pero si el programa anunciado sobre la universalización de la pensión a personas mayores de 65 años, misma que se duplicará con aportaciones del presupuesto federal.

Este, como otros programas gubernamentales de carácter asistencial, representa millones y millones de pesos para las empresas, las cuales los canalizarán para invertir en infraestructura, productos y otros servicios que el gobierno tiene que comprarles.

*Periodista y aboga defensor de derechos humanos.

@V_RuizArrazola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest