Columna: Política, Políticas & Derechos Humanos. «Libertad de Expresión y el nuevo gobierno». Por Víctor Ruiz Arrazola

Garantizar la Libertad de Expresión a la sociedad mexicana y en especial a las personas periodistas debe ser un eje transversal y prioritario en todo Plan Nacional de Desarrollo (PND), de lo contrario, las políticas públicas que se sigan poniendo en práctica para disminuir la violencia contra periodistas y personas defensoras de derechos humanos, serán llamados a misa y justificantes para que algunos cuantos políticos, a través de empresas privadas se sigan enriqueciendo.

A pesar de que en materia de discursos de campaña todo se vale, la postura de Andrés Manuel López Obrador, respecto a los mecanismos que utilizará para garantizar la Libertad de Expresión, no quedan claros y más cuando se ha caracterizado por echar en un solo costal a sus críticos, pues para él, todos están al servicio de la mafia del poder.

Las estrategias para llegar al día de la elección ya son asuntos del pasado, ahora se han convertido en materia prima de politólogos e historiadores, ahora se debe tomar en serio el fenómeno de la violencia contra periodistas y es precisamente al ahora virtual candidato electo a la Presidencia de la República, a quien le tocará resolver el problema de la impunidad de más de 140 de asesinatos de periodistas del año 2000 a la fecha, de los cuales, unos 25 corresponden al gobierno de enrique Peña Nieto.

Por si su equipo de asesores no le han dicho a López Obrador que como representante del Estado mexicano tendrá que responder pos los asesinatos de periodistas ante la sociedad mexicana y ante la comunidad internacional, a continuación enumero los asesinatos registrados, solo durante 2018. En otras entregas iremos recordando los casos del año 2000 a la fecha.

Las instituciones de procuración de justicia que dependen del Poder Ejecutivo Federal tienen muchos pendientes con el gremio periodístico mexicano y con el ejercicio de la Libertad de Expresión. Este es solo uno de los puntos prioritarios de una agenda de derechos humanos que debe incluirse en el Plan Nacional de Desarrollo.

De acuerdo a documentación realizada por la Casa de los Derechos de Periodistas (CDP) A.C., en Nuevo Laredo, Tamaulipas,  el 13 de enero  de 2018 fue asesinado a puñaladas  el periodista Carlos Domínguez.

El 14 de  febrero, autoridades ministeriales de Baja California, localizaron en la ciudad de Tijuana, el cuerpo del periodista Pedro Damián Gómez Bonifás, director del portal Panorama Política, quien según las autoridades murió de un infarto, pero familiares y colegas, sostienen que fue herido con arma blanca, luego de que su casa fue saqueada.

Mientras que el 8 de  febrero, la youtuber Pamela (Pamika) Montenegro, de 36 años, conocida como Nana Pelucas, fue asesinada a balazos dentro de un restaurante de su propiedad, ubicado en el fraccionamiento Costa Azul, a unos 150 metros de la carretera Costera, en Acapulco, Guerrero.

El 21 de marzo, asesinaron a balazos en el interior de su domicilio,  al periodista Leobardo Vásquez Atzin, en el municipio de  Gutiérrez Zamora, en la zona norte del estado de Veracruz. Trabajaba  para la página web de noticias Enlace de Gutiérrez Zamora.

El gobierno de Tabasco informó que fue asesinado el comunicador y concesionario de radio, Juan Carlos Huerta Gutiérrez, la mañana del 15 de mayo, cuando salía de su domicilio. El gobernador Arturo Núñez Jiménez, indicó que las instituciones investigan el hecho. Dijo que se desconoce el móvil del crimen, pero de acuerdo a la Secretaría de Seguridad Pública, no fue el robo, “parece ser que llegaron a ejecutarlo”.

El cadáver del   periodista y corresponsal de Grupo Imagen, Héctor González Antonio, fue encontrado en una calle de la colonia Estrella, en Ciudad Victoria, Tamaulipas, la mañana del martes 29 de mayo. De acuerdo con las primeras investigaciones, González Antonio murió a golpes, sin determinarse hasta el momento como fueron provocados.

Cuatro días antes, el 25 de mayo, la periodista Alicia Díaz González fue asesinada a golpes en su casa localizada en Monterrey, Nuevo León. Según la Fiscalía General de Justicia de ese estado, por lo menos son tres las líneas fuertes de investigación que se siguen en relación con la ejecución de Díaz González. El vicefiscal del Ministerio Público, Luis Enrique Orozco Suárez, afirmó que, aunque las actividades relacionadas con el periodismo son una línea de investigación, no existen indicios contundentes para confirmarla.

El día dos de junio la comunicadora y fotógrafa María del Sol Cruz Jarquín fue asesinada en ña ciudad de Juchitán de Zaragoza, en el estado de Oaxaca, cuando se encontraba comisionada por el Gobierno del Estado de Oaxaca para cubrir la campaña electoral a presidente municipal de Hegeo Montero López, hermano del Secretario de Asuntos Indígenas (SAI), Porfirio Montero López. La madrugada de ese día, al salir de cenar de un restaurante en Juchitán en compañía de la candidata a segunda consejal, Pamela Terán y una persona más, fueron asesinadas a balazos por un grupo de hombres armados. Hasta el momento el gobierno de Alejandro Murat Hinojoza no ha informado de los avances de la investigación.

El viernes 29 de junio, el periodista José Guadalupe Chan Dzib,  fue asesinado a balazos,  en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, por un hombre que llegó hasta donde el periodista  se encontraba reunido con unos amigos, le disparó a quemarropa y se dio a la fuga.  Chan Dzib, originario de Felipe Carrillo Puerto, trabajaba como reportero del semanario digital Playa  News, que se edita en  el centro turístico de Playa del Carmen, además de colaborar con otros medios a nivel estatal. Desde hace 15 años cubría la fuente policial para los diversos medios para los que trabajó.

*Periodista y abogado defensor de derechos humanos.

@V_RuizArrazola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest