LIBRE EXPRESIÓN… AUDITOR SUPERIOR DE MICHOACÁN, SIGUE LA IMPUNIDAD. Por: Carlos Alberto Monge Montaño.

“La impunidad vuelve valientes a los cobardes y osados a los pusilánimes, y el día en que cobardes y pusilánimes alcanzan el poder, sus sucias babas lo aniquilan todo”… Alberto Vázquez-Figueroa Rial (1936– ¿?). Escritor y periodista español.

Indudablemente Michoacán se encuentra en el hoyo en cuanto a rendición de cuentas se refiere, donde las autoridades competentes en la materia, optan por disputas miserables y actúan sólo en beneficio personal.

En medio de semejante circunstancia, el actual titular de la Auditoría Superior de Fiscalización, José Luis López Salgado, advirtió que analiza renunciar a su responsabilidad a partir del primero de julio, cuando su periodo termina en diciembre del presente año.

López Salgado argumenta que no tiene lo elementos técnicos y humanos para realizar auditorías a todos los ayuntamientos michoacanos, tal como lo estipula la legislación vigente; que si acaso, está en condiciones de auditar a unas 60 administraciones municipales y 17 dependencias estatales.

Y seguramente tiene razón y con ello confirma que la Auditoría Superior de Michoacán parece más un enorme elefante blanco debido a su ineficacia, donde los legisladores en turno y los que han pasado por dichas curules, la usan como una agencia de colocaciones para darle chamba a sus compadres y cuates, por decir lo menos, aunque no entiendan un ápice de la materia que por cierto, requiere de especialistas.

Molesto por la falta de recursos y conocedor del tesoro que guarda para poner contra las cuerdas a la mayoría de los que han ocupado cargos públicos en el estado, López Salgado vuelve a amenazar a los legisladores ahora con su renuncia, más lo que les haya dicho en corto. Si las cosas están tan mal y tiene un mínimo de congruencia, debió irse hace mucho tiempo o ya de menos solidarizarse en alguna dimensión con la población y hacer valer la rendición de cuentas.

Pero seguramente no sucederá porque José Luis López Salgado es parte de lo mismo. Lo que pasa ahora entre él y la Septuagésima Tercera Legislatura, es un pleito en el recreo para seguir igual. De lo contrario, el que debería ser responsable en abatir la impunidad, tendría que denunciar ante instancias judiciales, lo que sólo deja en denuncias de saliva, como lo hizo al quejarse de los diputados con licencia y actualmente en campañas proselitistas, la priista Xóchitl Ruiz González y el perredista Francisco Campos Ruiz, por mantener personal que cobran como directivos de la Auditoría, aunque tengan más de un año que ni siquiera asisten a la que tendría que ser su área de trabajo.

Vaya gravedad, cinismo e impunidad de un personaje que tendría que hacer lo correcto, mínimo el de encontrar la manera de evidenciar y sancionar semejantes faltas laborales en el órgano que encabeza.

Si bien es cierto que puede tener razón en la falta de recursos económicos, materiales y humanos para realizar sus funciones, también lo es que no ha hecho su trabajo de manera ejemplar, ni siquiera

promoviendo con insistencia la implementación del servicio civil de carrera, para que la Auditoría Superior de Michoacán, sea más eficiente, en lo que llega la oportunidad de que sea efectivamente autónoma.

Mientras tanto, muchos de los diputados con licencia que tuvieron casi 3 años para sentar un precedente en la Auditoría Superior de Michoacán, hoy andan en campaña tratando de conseguir el voto para mantenerse cobrando del erario y seguramente haciendo lo que esté a su alcance para promover la opacidad, la corrupción y la impunidad; eso sí, en su discurso dirán exactamente lo contrario.

Por cierto, renuncie o no José Luis López Salgado, no pasará gran cosa, la ausencia de rendición de cuentas parece que se mantendrá todavía por largo tiempo en Michoacán.

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias. cmongem@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest