ESCAPÉ DE LA MUERTE: DESPUÉS DE QUE VÍ COMO GOLPEABAN A MIS AMIGOS, LA POLICÍA ME BUSCÓ: TESTIGO

POR ANDRÉS RESILLAS//PARTE 17

Desde que José Daniel L. declaró en la Procuraduría de Justicia que había presenciado la golpiza y el levantamiento de la policía a los 10 jóvenes que fueron asesinados y calcinados de Álvaro Obregón y que tuvo que esconderse para no ser capturado, dice que ha vivido con miedo desde entonces.

Como la Fiscalía lo requirió como testigo para que declarara ahora ante el Tribunal de Enjuiciamiento, Daniel se negó. Por lo que tuvo que ser localizado y arrestado por agentes ministeriales para obligarlo a acudir.

Daniel es un joven de 22 años, es alto, mide más de 1.90 metros de estatura, delgado, de tez blanca. Se le observa preocupado y tiene una mirada de desconfianza.

Relata que el 29 de julio salió como a las 22.30 horas de la comunidad de Zacapelo, en Indaparapeo para dirigirse a bordo de su bicicleta a Álvaro Obregón, donde reside con su familia.

“Cuando pasé por la tienda Los Arcos, en Plan de la Salud, vi que había muchas luces de patrullas y varios vehículo particulares; yo iba por la carretera y me paré dos minutos a observar lo que estaba ocurriendo.

“Alcancé a observar cómo varios policías traían a golpes a varios conocidos y a compañeros de mi trabajo: estaban Luis Alberto Correa, Kevin, Ricardo, Gustavo y Sergio; los arrastraban para subirlos a la camioneta Tacoma Roja.

“Ahora sí se los va a llevar su puta madre”, alcancé a escuchar.

“Sentí miedo y corrí en mi bicicleta hacia Álvaro Obregón, sin embargo, casi a la entrada del pueblo me crucé con otra patrulla de la policía municipal; la patrulla se paró más adelante y yo corrí a esconderme entre los matorrales.

“Cuando seguía oculto, regresó un policía a bordo de una motocicleta tipo motocross y me estuvo buscando en la zona, pero como estaba muy oscuro y la maleza era muy alta, no pudo localizarme y se retiró.

“Como pude llegué a mi casa y le conté a mi esposa lo que había visto.

“A la mañana siguiente me presenté en mi trabajo y me contaron que mis amigos y compañeros estaba desaparecidos; fue entonces que les relaté lo que había visto y como tuve que escapar de la policía municipal.

“Ya por la noche, mi compañero Héctor fue a buscarme a mi casa para decirme que tenía que acudir a la Procuraduría de Justicia para que declarará lo que había presenciado un día antes.

“Les conté todo lo que ví; no estuve mucho tiempo; incluso no alcancé a ver con qué los golpearon, pero sí escuché claramente sus lamentos y me dio mucho miedo, por lo que decidí irme para mi casa”.

José Daniel es uno de los testigos que se ha negado a declarar por temor a represalias; incluso el juez lo multó con 20 unidades de salario y tuvieron que arrestarlo para declarara en la audiencia del juicio.

El juez lo arrestó por 36 horas, sin embargo, luego de que declaró en la audiencia, lo liberó.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest