COLUMNA BÚSQUEDA.¡FUERA NARCOS DE LA UNIVERSIDAD MICHOACANA Y DE LAS PRIVADAS! Por Andrés Resillas

Bien dice el dicho que las cosas caen por su propio peso. O este otro: la liga se rompe por lo más delgado.

El domingo, en mi querida UNAM, en el partido de futbol se leyó en el tablero principal del estadio: Fuera narcos de Ciudad Universitaria. Ello en respuesta a dos homicidios que se cometieron el viernes pasado dentro de ese recinto a causa del narco menudeo.

En los años ochenta, cuando cursé la licenciatura, varios de mis compañeros fumaban mariguana. Los amplios jardines y las llamadas “Islas” de Ciudad Universitaria en la UNAM eran el sitio ideal para consumir esas porquerías sin que fueran molestados los alumnos.

Pero debo reconocer que adentro no había venta de droga. En los cuatro años que estuve, jamás alguien se me acercó para ofrecerme por lo menos mariguana.

Ahora todo es distinto. Tanto en México como en Morelia la droga corre a raudales en las dos Ciudades Universitarias. Pero no sólo eso, sino también en algunas privadas como la Universidad Latina de América y el Campus Morelia de la UNAM. Tengo testimonios de todos estos casos.

Incluso la situación más grave se vive en Ciudad Universitaria de Morelia. Drogas de todo tipo se consumen y son comercializadas con una facilidad que asusta.

Tengo un testimonio de una joven que se dedica a la venta de cocaína dentro de CU aquí en Morelia y reveló que los alumnos no sólo compran para ellos, sino también para algunos maestros que los extorsionan para darles buenas calificaciones.

En el Campus Morelia de la UNAM las autoridades tienen pleno conocimiento del consumo de drogas; en las escaleras o techos de los edificios, los alumnos se suben a inhalar la mariguana y el cristal.

En la UNLA me consta que se vende la mariguana fácilmente. Tengo nombres de vendedores y compradores.

La única –que me consta y conozco- institución educativa que aplica a todos los alumnos un examen antidoping cada dos meses, es el Colegio Valladolid. Los resultados se entregan personalmente a los padres de familia. Eso ha evitado el consumo de drogas.

Tenemos que aceptar que los estupefacientes están en todos lados y que debemos combatirlas con todos nuestros recursos. Hay drogas como el Cristal, cuyo consumo ya se generalizó entre los jóvenes, causando severos e irreversibles daños.

El gobierno ya no sabe qué hacer con el problema de las drogas en Michoacán. El consumo se ha disparado y los adictos aumentan de manera alarmante. Los llamados Anexos o centros de rehabilitación están registrando mucha demanda.

Una medida desesperada del gobierno fue concentrar a muchos presuntos adictos en el anterior penal de Morelia, pero como no hubo planeación ni trabajo previo, aquello fue un fracaso. Eso quiere decir que tienen cifras que les están preocupando.

Los padres de familia deben de estar más cerca de sus hijos. La oferta a consumir ese tipo de sustancias está en la esquina de la calle.

Tenemos que sacar a los narcos de nuestras vidas, de nuestras calles y por supuesto de las universidades.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3 comentarios sobre “COLUMNA BÚSQUEDA.¡FUERA NARCOS DE LA UNIVERSIDAD MICHOACANA Y DE LAS PRIVADAS! Por Andrés Resillas

  • el 27 febrero, 2018 a las 1:34 pm
    Permalink

    Cómo se saca a los narcos de las Universidades y se reduce la venta y consumo de drogas cuando se tienen narcogobiernos y narcopoliticos???

    Respuesta
  • el 27 febrero, 2018 a las 11:36 pm
    Permalink

    “… tengo un testimonio de una joven que se dedica a la venta de cocaína”… “tengo nombres de vendedores y compradores”… Bla… bla… bla… ¿Es enserio? Basta leer los primeros párrafos para darse cuenta que ésta columna carece totalmente de objetividad en la información que presenta, no hay nombres, ni circunstancias de tiempo, lugar y ocurrencia de hechos. El verdadero periodismo va mucho más allá de afirmaciones sin sustento; lamentable que esta revista permita la publicación de estos artículos.

    Ah, por cierto… con ese tipo de afirmaciones, el autor de la columna se convierte en cómplice de un delito como puede ser el narcomenudeo.

    Irónico, ¿no?

    Respuesta
    • el 28 febrero, 2018 a las 9:52 am
      Permalink

      Lamento que para usted mi columna sea una serie de ocurrencias. Tengo 30 años ejerciendo el periodismo y no puedo afirmar algo que no pueda comprobar. Le tengo nombres y circunstancias y me consta lo que afirmo. Y yo le pregunto, se puede tener objetividad ante un problema tan serio como es el narcomenudeo en los recintos universitarios? Le afecté su interés al mencionar algún plantel educativo. Rechazo totalmente su comentario pues se observa que es faccioso y aún así lo respeto y permitimos que se publique por su derecho a la libertad de expresión. Dígame que plantel educativo representa y le doy los nombres de los involucrados. ¿Cómplice? Lo sería si me quedara callado y eso no lo haré nunca. Mejor le propongo que tomemos medidas para terminar con este gravísimo problema. Los que sí son cómplices son las autoridades educativas de esos planteles que pese a tener conocimiento del grave problema, no han hecho nada. Allá usted y su conciencia.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest