LOS 10 CALCINADOS DE ÁLVARO OBREGÓN: LOS EJECUTARON CON PISTOLA ESCUADRA 10 MILÍMETROS; APARECEN LOS CASQUILLOS

POR ANDRÉS RESILLAS//PARTE 12//FOTO: INTERNET

Por lo menos seis casquillos calibre 10 milímetros percutidos por una pistola escuadra fueron encontrados en el Rancho El Zacatito de Álvaro Obregón, en el caso de los 10 jóvenes calcinados el 29 de julio del 2016.

La evidencia quedó demostrada en la comparecencia de dos peritos en balística y fotografía de la Procuraduría de Justicia.

Luego de ser levantados por agentes de la policía municipal de Álvaro Obregón y por un hombre vestido de civil que los comandaba, las víctimas fueron llevadas de la tienda de abarrotes Los Arcos a un rancho deshabitado que se llama El Zacatito.

Cinco casquillos 10 milímetros se recogieron de ese rancho y el sexto apareció en la zona del cofre de la camioneta Tacoma, en el predio en que fueron calcinados los 10 cadáveres.

También los asesinos taparon con tierra las manchas de sangre que se produjeron cuando asesinaron a los jóvenes, sin embargo, eran evidentes los montículos en el patio de la hacienda, la cual estaba rodeada por maizales.

El perito en balística Joel R. corroboró que uno de los casquillos, encontrado en la camioneta incendiada, era también del calibre 10 milímetros y que ese tipo de proyectiles sólo pueden ser disparados por una pistola del mismo calibre de las llamadas “Escuadra”.

Los seis casquillos involucrados son de las marcas FT, Águila y Winchester.

En el rancho El Zacatito los agentes investigadores recolectaron hasta 15 indicios, entre manchas de sangre, casquillos y una bala percutida que se incrustó en una pared.

Relacionando las conclusiones presentadas en el juicio de los peritos de la Procuraduría de Justicia en materia de Medicina Forense, Química y Balística, se desprende que una vez que fueron levantados los 10 jóvenes de la tienda Los Arcos en la comunidad de Plan de la Salud, fueron llevados a El Zacatito donde se les asesinó a balazos.

Después, sus homicidas trasladaron los cadáveres en la camioneta Tacoma hasta el predio La Ciénega, en el municipio de Cuitzeo, donde los calcinaron.

En la audiencia de ayer la perito en fotografía Dryfi G. presentó el registro gráfico de las tres escenas o lugares del crimen: La Tienda Los Arcos, donde fueron levantadas las víctimas por la policía municipal; el Rancho El Zacatito, lugar de la ejecución a balazos y el predio La Ciénega, en el que finalmente las calcinaron.

Ayer la defensa del ex alcalde Juan Carlos A. y de los cuatro policías municipales imputados poco pudo hacer para cuestionar los indicios de los casquillos 10 milímetros. El perito Angel demostró su experticia en balística siendo claro y contundente. Dijo que no había margen de error: los casquillos encontrados son calibre 10 milímetros y fueron percutidos por un arma tipo escuadra.

FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS, A LA EXPECTATIVA

Ayer los padres de las víctimas dieron una muestra del grado de interés que tienen en que el Poder Judicial castigue a los responsables de la masacre de los 10 jóvenes calcinados.

Al mostrarse las fotografías de la perito de la Procuraduría, el juez presidente del Tribunal de Enjuiciamiento anunció que ante la exhibición de fotos con los cuerpos de las víctimas, se tendría que suspender el principio de publicidad para que el público asistente saliera de la sala de audiencias.

Pese a ello, los padres se rehusaron a salir, dijeron que no querían dejar de presenciar el juicio y que pese a su dolor, continuarían en la sala.

De acuerdo con el juez presidente, se llevó a cabo la demostración de uno de los cuerpos donde fue encontrada una de las balas calibre 10 milímetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest