LOS 10 CALCINADOS DE ÁLVARO OBREGÓN; LA HISTORIA PARALELA QUE NO SE HA CONTADO

POR ANDRÉS RESILLAS//Capítulo 10

Las 10 familias de las víctimas calcinadas en Álvaro Obregón ahora viven otra pesadilla: un juicio oral que puede generar impunidad para los responsables de este brutal asesinato colectivo.

Y es que algunas sombras de política, crimen organizado, cacicazgo y rivalidades personales pueden echar por la borda la intención de los jueces por impartir una justicia que exige la inocencia de las víctimas.

La fama de mafioso que ostenta el alcalde Juan Carlos Arreygue López ensombrece el panorama y la presunción de inocencia de la que goza.

Varios testigos se niegan a testificar en el juicio oral por temor a represalias del alcalde Juan Carlos Arreygue. La siniestra fama que tiene en Álvaro Obregón está afectando el juicio. También hay denuncias de querer comprar el silencio de familiares de las víctimas; amenazas de muerte; desaparición de testigos e involucrados que se les permitió huir.

El propio gobernador Silvano Aureoles dijo que se le negó la candidatura por el PRD ya que el CISEN proporcionó información de que en el Rancho Santa Fe de Arreygue López se habían reunido varios capos de la droga de diferentes cárteles del país.

Pero también el propio gobernador mencionó a “un ministerial” como cómplice de Arreygue López; ese ministerial ahora, curiosamente, no aparece y de paso acusó en un primer momento a Arreygue López de ser el autor intelectual de la masacre.

La Fiscalía, mediante los testigos clave, demostró que fue un hombre vestido de civil quien ordenó el levantamiento de los 10 jóvenes en la tienda Los Arcos en la comunidad de Plan de la Salud. Y no fue el alcalde Arreygue López. Si se trata de uno de sus elementos, ¿Por qué la Procuraduría de Justicia no lo detuvo de inmediato?

Sólo la joven Cristina C. acusó al presidente municipal de haber presenciado el levantamiento; a una distancia de 40 metros de la tienda. El lugar donde ocurrieron los hechos está acotado por la carretera y las vías, lo que facilita la observación de todo el entorno.

Arreygue López asegura que el Gobierno del Estado lo quiere condenar a toda costa; mientras muchos ciudadanos de Álvaro Obregón lo consideran culpable.

Pero nadie lo dice abiertamente. Todo es bajo susurros. El miedo al poder de Arreygue López lo comprobé en mi visita a Álvaro Obregón.

Incluso se menciona en voz baja que los jefes policiacos involucrados y que fueron reconocidos por los testigos como Marín, Omar, Macas y el “ministerial” ya huyeron o están muertos, para no poder testificar o ser castigados.

En Álvaro Obregón el Rancho Santa Fe es tan ostentoso, como la fama negativa de su dueño.

Hay demasiadas preguntas que no se han logrado responder. Cierto, sólo los involucrados directos en el asesinato, saben toda la historia y sus causas. Pero no pueden ni quieren hablar.

Lo que es cierto es que ninguno de los jóvenes asesinados cometió alguna acción para merecer la muerte. En el siguiente capítulo, lo explicaremos…

Continuará…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest