ACUSAN A LA RUTA GRIS DE COLECTIVOS DE METER UNIDADES DE OTROS MUNICIPIOS, VIOLANDO LA LEY DE TRANSPORTE

POR ANDRÉS RESILLAS

Miembros de la Ruta Roja, de camiones urbanos acusaron a la Ruta de Colectivos Gris, que dirige Fernando Orozco de introducir ilegalmente más unidades a prestar el servicio, lo que está llevando a la quiebra financiera de los camioneros.

Tanto la Ruta Gris, como la de los camiones de Ruta Roja prestan el servicio de transporte público a lo largo de todo el Libramiento que rodea gran parte de Morelia.

La alta demanda de transporte propició que la Ruta Gris desde hace varios años ha incrementado paulatinamente el número de sus unidades, en perjuicio directo para la competencia de Ruta Roja.

Actualmente la Ruta Roja mantiene en circulación 120 unidades, por más de 300 de parte de la Ruta Gris, por lo que ya se rompió el equilibrio entre la oferta y la demanda.

En el gobierno de Leonel Godoy Rangel los miembros de la Ruta Roja aceptaron el exhorto de las autoridades por modernizar su parque vehicular, por lo que muchos concesionarios decidieron adquirir unidades nuevas.

La adquisición de los camiones nuevos la hicieron mediante financiamientos con la banca comercial, en algunos casos, los empresarios tuvieron que hipotecar sus casas para conseguir el enganche del crédito.

Sin embargo, el aumento constante de las unidades de Ruta Gris mediante la otorgación de más concesiones del gobierno perredista, propició un decremento en las utilidades de los camioneros, por lo que comenzaron a caer en cartera vencida.

Los adeudos fueron creciendo tanto, que más de 15 unidades fueron embargadas, así como cinco propiedades de los concesionarios de la Ruta Roja. Desde hace más de cinco años estos transportistas vienen arrastrando un déficit en sus ganancias.

“Son 120 unidades, pero de ellas dependen no sólo 120 familias, sino más, pues hay que tomar en cuenta a choferes, checadores, limpiadores, mecánicos; son muchas las fuentes de empleos que se están viendo afectadas”, afirma Daniel Rangel, dirigente de la Ruta Roja.

La falta de utilidades redundó en que las unidades se fueran deteriorando por falta de mantenimiento, así como el de introducir nuevos vehículos y de esa forma prestar un servicio mucho más digno y eficiente a los morelianos.

NO HAY CONCESIONES, PERO AHORA SON DE OTROS MUNICIPIOS

De acuerdo con Daniel Rangel, líder de la Ruta Roja de camiones, desde enero del presente año la organización de Fernando Orozco comenzó ha introducir unidades concesionadas pero de otros municipios y no de la capital.

Dice que estiman ya son más de 60 unidades ilegales, generando la sobresaturación de la ruta que va a lo largo de todo el Libramiento de Morelia.

“Son de Acuitzio, Puruándiro, Churitzio, Cuitzeo y otros muchos municipios; fueron traídos a Morelia y nos están perjudicando, la autoridad lo sabe y no hace algo para frenar la voracidad de la Ruta Gris.

Por tal motivo, hace varios días, la mitad de los trabajadores y concesionarios acudieron a Casa de Gobierno para manifestarse y exigir al Gobierno del Estado para que saque de circulación las unidades de la Ruta Gris que no son de Morelia.

INICIAN PLAN DE ACCIÓN

Daniel Rangel aseveró que ante la pasividad de las autoridades y en especial de la COCOTRA, iniciaron un plan de acción para que se aplique la ley.

Un primer paso fue manifestarse frente a la Casa de Gobierno en Morelia, justo donde pasan las dos rutas en conflicto.

Funcionarios del Gobierno del Estado canalizaron a los inconformes con el titular de la COCOTRA, Marco Antonio Lagunas y éste a su vez los mandó con Alejandro Hernández Álvarez, director de Operaciones de la dependencia.

Sin embargo, hasta el momento todo sigue igual y los dirigentes advirtieron que ya están cansados de tanta impunidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest