COLUMNA BÚSQUEDA: EL COMPLOT DE PEÑA NIETO-CALDERÓN-SILVANO ¿SIGUE EN PIE? Por Andrés Resillas

Hace poco más de un año, por allá, perdido en uno de tantos reportajes de investigación que hace la Revista Proceso, publicó una serie de notas sobre un complot armando por Felipe Calderón Hinojosa y el ahora presidente Enrique Peña Nieto.

La versión de este complot nunca fue desmentida por ambos funcionarios, ni tampoco enviaron misivas de réplica a la Revista Proceso.

Las fuentes de información, en las que se basó el reportero, fueron los personajes que gestionaron y sirvieron de intermediarios para que en las postrimerías de las elecciones del 2006, el entonces candidato a la presidencia Felipe Calderón, se reuniera en privado con el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

La reunión se verificó justo unas dos semanas antes de la jornada electoral que decidiría al nuevo presidente de México; Felipe Calderón estaba enfrascado en una intensa lucha por alcanzar al candidato del PRD, Andrés Manuel López Obrador, quien desde el principio del proceso electoral le sacaba una enorme distancia a Calderón en las preferencias ciudadanas.

El PRI estaba descartado y todo el mundo lo sabía, sólo había dos jinetes en el tramo final y que sería estrechísima la diferencia del triunfador.

El complot consistió en el compromiso que suscribió Felipe Calderón con Peña Nieto de ayudarlo a ser presidente de la República en las elecciones del 2012, si el entonces gobernador mexiquense le ayudaba con 200 mil votos priístas a su favor, para de esa manera ganarle al PEJE. El acuerdo se aceptó.

Pero hubo otro compromiso: Peña Nieto se habría comprometido a impulsar la candidatura de Margarita Zavala siendo ya presidente.

Si observamos cómo se están moviendo las piezas en el tablero de la política, todo indica que el complot sigue vigente.

Con la separación de Margarita Zavala del PAN, puede confirmarse el acuerdo, en el sentido de que ella tendría que ser forzosamente candidata para recibir la ayuda de nuestro presidente Peña Nieto.

Es claro que ante este hecho, el PAN queda debilitado, pero no por mucho. No hay millones de panistas que estén a favor de Margarita o de Felipe Calderón. Eso sí, en los cotos de poder político hay muchos ex colaboradores que son senadores y diputados.

En Michoacán también la senadora Luisa María Calderón ya renunció a su militancia panista y empujar la candidatura de su cuñada y ella va tras la diputación federal en calidad de independiente.

Lo cierto es que nuestro sistema político realmente ya está agotado. Es increíble saber de los acuerdos que alcanzan los políticos a espaldas de la opinión pública. Los arreglos por debajo de la mesa han convertido a los mexicanos en incrédulos de todo lo que ocurre en la política.

En Michoacán realmente es un reto saber qué pasará. El perredismo está dividido, pues han visto como el gobernador Silvano Aureoles se ha apegado al Gobierno Federal, pero créame que si no hubiera sido así, la entidad estaría en bancarrota.

Si hay algo que reconocer a Silvano Aureoles que no se quedó cruzado de brazos ante un gobierno que estaba hecho pedazos y con una falta de liquidez terrible. Gestionó ante la Federación recursos y obras.

Ahora el problema es que se va a buscar la candidatura y otra vez viene la incertidumbre pues si su relevo no tiene la capacidad de gobernar el estado, que Dios nos agarre confesados, porque ahora sí habrá problemas financieros.

MORENA será el partido que saldrá ganando de toda la división perredista. Aunque está cobijando a personajes que le hicieron mucho daño al estado como Fidel Calderón y Leonel Godoy Rangel.

El problema de MORENA es que Andrés Manuel López Obrador está acostumbrado a imponer candidatos de acuerdo a su criterio, lo que contradice abiertamente la democracia interna que presumen los de ese partido.

La experiencia ha demostrado que ahí también las cúpulas del poder son las que deciden y los pobres militantes sirven sólo para llenar las plazas en los mítines, es decir, como auténticos borregos.

¿Cuál será la reacción de la ciudadanía en las próximas elecciones?

No lo sabemos. Lo que sí es cierto es que los problemas económicos del país, los casos de corrupción y el hartazgo de los onerosos partidos políticos tendrán mucho que ver al momento de emitir el sufragio los ciudadanos.

Por lo pronto, en los próximos meses Michoacán y su clase política estarán en ebullición, por un lado en la elección de candidatos a regidores, alcaldes y diputados; por el otro, del gabinete de Silvano Aureoles que tendrá que afrontar los graves problemas de Michoacán sin su liderazgo.

Lo único positivo es que candidatos y partidos políticos ya no incurrirán en el dispendio de recursos en propaganda. Veremos cómo se comportan ahora que ya no tienen recursos para dárselos a las grandes cadenas de televisión y radio.

Son tiempos de austeridad que desde hace muchos años debieron de estar vigentes, pero no, seguimos teniendo una clase política que le gusta gastar en lujos, comidas, viajes, fiestas y un sinfín de privilegios, ello mientras la mayoría de los mexicanos carecen de lo más indispensable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest